•  |
  •  |

La condecoración con la orden “Rigoberto Cabezas” a la destacada periodista Ada Luz Monterrey se vio ayer opacada en el plenario de la Asamblea Nacional, por los discursos polarizados de los representantes de la Unión de Periodistas de Nicaragua, UPN, Lorena Romero, y de la Asociación de Periodistas de Nicaragua, APN, Gustavo Bermúdez.

Durante la sesión especial en el Parlamento por el Día Internacional del Periodista, que se conmemora el 8 de septiembre en honor al periodista checo Julius Fucik, la condecorada Ada Luz Monterrey lamentó que los legisladores no hayan incluido en la agenda del segundo semestre de 2011 la discusión y aprobación de la Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres.

Hablan hasta de derrocamiento
La periodista Lorena Romero, en representación de la UPN, emitió un discurso con una enorme carga partidaria a favor del gobierno al arremeter contra “aquellos protagonistas que quieren derrocar a este gobierno, los que con sus campañas mediáticas desprestigian y desacreditan al Presidente y sus funcionarios; hablan de que no hay libertad de expresión, dirigen sus esquemas de confrontación como dueños de periódicos, televisoras y radios y tratan de ocultar, esconder, ignorar y manipular los logros del pueblo que dijo no a los falsos demócratas neoliberles”.

La respuesta
Luego vino la riposta del representante de la APN, Gustavo Bermúdez, quien recordando las palabras de Fucik, señaló que “todos han querido poner a los periodistas al pie de las ideologías y los intereses de los partidos con vocación dictatorial…”.

“Hoy nos toca escribir crónicas de la República de Papel, porque escribimos entre el miedo y la verdad; miedo de perder el derecho inalienable a la libertad de expresión y miedo de escribir las verdades, pero le decimos a los que pretenden callarnos, que no tenemos miedo, el miedo es para los cobardes para los que no aceptan los errores y no aceptan las verdades”, expresó Bermúdez.