•  |
  •  |

Los diputados ante el Parlamento nicaragüense, avanzaron esta semana en la aprobación de los primeros 23 artículos de la Ley de Medicina Natural, Terapias Complementarias y Productos Naturales en Nicaragua, la cual tiene por objeto “institucionalizar, promover, resguardar y regular el ejercicio colectivo o individual en todo el país de la medicina natural y las terapias complementarias, incluyendo lo relativo a la producción, distribución y comercialización de los productos derivados de la medicina natural”.

Uno de los principales propósitos de esta Ley, es “integrar la Medicina Natural, las Terapias Complementarias y los Productos Naturales en el Sistema Nacional de Salud, propiciando el establecimiento de políticas nacionales y programas de aplicación que garanticen este fin” y, de igual manera, “fomentar la seguridad, la eficacia y la calidad de la práctica de la medicina natural, de las terapias complementarias y productos naturales a nivel nacional como  alternativa viable y efectiva en beneficio de la salud de la población”.

Igual derechos de la población
El artículo 5 de la Ley –aún en proceso de aprobación-, establece que “la población, conforme al marco legal del país, tiene igual derecho al acceso y uso de la medicina natural, terapias complementarias y productos naturales, como la de las  instituciones, establecimientos, servicios y programas de medicina convencional dentro del Sistema Nacional de Salud”.

El artículo 7 señala que “el Ministerio de Salud, Minsa, dará a conocer a los usuarios los diferentes modelos de salud que incluyan la medicina natural y terapias complementarias, y su derecho a decidir el tipo de terapia con la que quiere ser atendido, o con la que quiera complementar su tratamiento”.

Además, conforme con el artículo 8, “el Minsa promoverá la aplicación combinada de la medicina convencional, tradicional/ancestral y la medicina natural, en la atención de los pacientes para hacer un trabajo más eficiente y efectivo en la atención de la salud de la población”.