•  |
  •  |

Analistas y políticos de oposición coincidieron en que el plan de gobierno presentado por el Presidente y candidato a la reelección por el Frente Sandinista, Daniel Ortega, no representa una estrategia para contribuir con el desarrollo del país, pues solo implica la mejora y ampliación de los programas sociales financiados en su mayoría por la cooperación venezolana, la cual se maneja como privada.

El mandatario aseguró el sábado en Matagalpa que duplicará el número de beneficiarios de programas sociales como Bono Productivo, Bono Socialista, Cristiano y Solidario, Usura Cero, Plan Techo, etcétera, e incluso que multiplicará el número de usuarios de telefonía convencional y celular.

Para el analista político Carlos Tünnermann, las promesas de Ortega no conforman un plan de gobierno, porque se refiere solo a mejorar y a ampliar los programas sociales que está desarrollando en este momento.

Pobreza y asistencialismo
En ese sentido, señaló que el problema de la pobreza no se resuelve con programas asistencialistas, sino con la generación de empleos. “Solo hay metas cuantitativas, no cualitativas”, reprochó Tünnermann, ya que dentro de este último aspecto caben políticas para mejorar la calidad de la educación y de la salud.


Confusión entre lo público y lo privado
Tünnermann afirmó que el presidente Ortega hizo una “confusión” entre las políticas del Estado y las del sector privado, al prometer que multiplicará el número de usuarios de telefonía convencional y celular.

El economista Adolfo Acevedo también criticó que Ortega haya presentado como un plan de gobierno la ampliación de los programas sociales financiados por la cooperación venezolana, pues esta es manejada por una empresa privada.

“Esa empresa privada se financia con recursos de la cooperación venezolana, pero ni los funcionarios del Gobierno (nicaragüense) saben qué va a pasar en Venezuela después de las elecciones”, advirtió.

Ortega depende de petrodólares
En cuanto a la promesa de multiplicar el número de usuarios de telefonía convencional y celular, este economista explicó que eso depende a los programas de inversión que ejecuten las empresas que brindan esos servicios. Para Acevedo, la gran pregunta es: “¿Cuál es el programa de gobierno de Ortega?”.

A juicio de Eliseo Núñez, jefe de campaña de la opositora alianza Partido Liberal Independiente, PLI, con esa oferta electoral Ortega “demostró que es monodependiente de la ayuda venezolana”, y eso “es un error garrafal”.

En declaraciones a la agencia de noticias EFE, Núñez Morales advirtió que el mandatario mostró un “peligroso apego” a la cooperación que ofrece su homólogo Hugo Chávez, quien el próximo año también buscará una nueva reelección, aunque en su caso es la tercera consecutiva.

“Depender de las dádivas de Chávez es un error garrafal, porque no sabés si Chávez se va a mantener en el poder o si el petróleo va a bajar de precio”, argumentó Núñez Morales.

Más de lo mismo
El candidato a la Vicepresidencia por el opositor Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Francisco Aguirre, opinó que Ortega “ofreció más de lo mismo”.

”Él tiene 500 millones de dólares al año de Chávez, pero el crecimiento económico durante su actual gobierno es dos puntos porcentuales menos de lo que hizo Arnoldo Alemán en su Gobierno (1997-2002)”, declaró Aguirre a EFE.

El Gobierno de Ortega ejecuta una buena parte de los mencionados programas con la cooperación venezolana, que según cifras oficiales suma casi US$1,600 millones desde que el líder sandinista asumió el poder en enero de 2007.

Lo que no dijo
Tünnermann manifestó que en vez de prometer multiplicar el número de usuarios de telefonía convencional y celular, Ortega pudo haber prometido que entregará computadoras a todos los estudiantes del sistema público.

Acevedo, por su parte, dijo que el mandatario debió haber explicado cuál es su política para mantener la inversión en el gasto social, tomando en cuenta que la cooperación externa ha disminuido; cómo enfrentará el bono demográfico, cuál será su reforma tributaria y cómo modificará el modelo económico de crecimiento.