•  |
  •  |

La represión policial se hizo sentir nuevamente ayer frente a las instalaciones del Consejo Supremo Electoral, CSE, esta vez contra miembros de la Resistencia Juvenil por la Dignidad Nacional, Rejudin, quienes intentaron “tomar posesión” del puente peatonal ubicado frente a Metrocentro, en rechazo a la reelección presidencial de Daniel Ortega y a los magistrados con período vencido del Poder Electoral.

“Policías vendidos”, “de facto”, “hijos de…” y más epítetos salieron a relucir en el encontronazo entre manifestantes y agentes del orden público.

Sin embargo, lo de subir el puente peatonal resulto ser una distracción para concentrar a todos los oficiales en el “relincho del Rejudin”, porque cuando se quedó sola la trinchera de vallas metálicas -que protege el perímetro de la sede central del CSE-, los “rejudines” corrieron al otro extremo de la carretera para atravesar la denominada “zona de seguridad”.

Como en una película donde el grupo de policías corre en fila, con sus bastones empuñados detrás del cómico despistado y escurridizo, los oficiales nicaragüenses corrían de un extremo a otro sobre el puente y en tierra firme, para impedir que los jóvenes atravesaran la “zona de seguridad”.

Aunque no lograron atravesarla, tuvieron la oportunidad de decirles de todo a los policías, desde “estúpidos, hasta improperios impublicables en este medio de comunicación, mientras los oficiales algunas veces se quedaban en el intento de pegarles en la boca a los jóvenes que gritaban: “No queremos reelección de nadie…”, lo que incluía el rechazo a la reelección de la Directora General de la Policía, primera comisionada Aminta Granera Sacasa, cuyo período en el cargo fue extendido por el presidente Ortega, contraviniendo la Ley Orgánica de la Policía Nacional.

Esta manifestación, que contrastó el sol brillante con las camisetas negras de los al menos 30 “rejudines”, se mantuvo ayer desde las 10:00 la mañana, hasta la 2:00 de la tarde, en un cerrar y abrir del tráfico vehicular, tiradera de morteros, música de “mi Nicaragüita…”, gritería contra los policías y contra la reelección:  “Que se vaya Rivas…”, “Que se vaya Ortega…”, gritaban los manifestantes.

Rejudin, que ayer mostró más de dos integrantes e incluso el extranjero Alberto Stefano Boschi, advirtieron que seguirán en las calles en los próximos días y su vocero, Jairo Contreras, aseguró que si tocan a uno de sus compañeros “correrá la sangre”.

 

Pérdida para el comercio

Las manifestaciones ciudadanas que obstruyen el tráfico vehicular para protestar frente a la sede central del Consejo Supremo Electoral, CSE, representan una pérdida de hasta 4 mil córdobas diario para los comerciantes de las tiendas de ropa “Mega” y “Metro”, ubicadas frente al centro comercial Metrocentro en Managua.

Griselda Saavedra, propietaria de “Mega”, relata que evidentemente la clientela se reduce a cero cuando los manifestantes “arman” trifulca para subir el puente peatonal, principalmente porque la tienda está ubicada a la par de los peldaños del puente metálico.

Ayer, cuando los manifestantes forcejaban con los policías para intentar subir el puente, los trabajadores de “Mega” tuvieron que cerrar temporalmente el local, hasta que la trifulca se retiró a otro ámbito frente al CSE.

Por su parte, Erlinda Quiroz, cajera de la tienda “Metro”, manifestó que sus principales clientes son personas que se bajan de los buses, atraídos por los mostradores de ropa “pero si está cerrado el tráfico obviamente que nadie viene a comprarnos y se nos bajan las ventas,  perdiendo hasta 4 mil córdobas en una día productivo y comercial como ayer viernes”, aseguró Quiroz.