•  |
  •  |

Mientras el Movimiento por el Rescate del Sandinismo, MPRS, liderado por la diputada Mónica Baltodano, inició ayer una campaña denominada “Voto Protesta” --en rechazo a las elecciones del 6 de noviembre--, otros personajes de la sociedad civil cuestionan este activismo, porque consideran que es promover el “voto nulo” que favorece al partido de gobierno Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN.

La campaña del MPRS consiste en hacer un llamado a asistir a las urnas de votación, pero para expresar su rechazo a estos comicios: “No cuenten conmigo para esta farsa”.

El analista político y líder de la Unión Ciudadana por la Democracia, UCD, Carlos Tünnermann Bernheim, consideró que esta es una “campaña equivocada” con la que está “en total desacuerdo”, porque es igual a “anular el voto”, lo cual en consecuencia favorece al presidente Daniel Ortega.

Votar masivamente
De igual manera opinó Irving Dávila, miembro de la Coordinadora Civil, quien en nombre de la sociedad civil dijo que mantienen su llamado a “votar masivamente contra Daniel Ortega”, para disminuir las probabilidades de que el FSLN se mantenga en el poder. Hacer lo contrario favorecería al FSLN, consideró Dávila.

También opinó que Baltodano siempre ha tenido una posición “controversial” cuando se trata de rechazar el fraude electoral. Recordó que en los últimos comicios electorales, Baltodano también hizo un llamado a votar nulo.

No quieren ser cómplices de una farsa
Por su parte, la diputada Baltodano manifestó que los integrantes del MPRS no tienen por quién votar en estas elecciones, pero además no quieren ser “cómplices de la farsa que serán las votaciones”, porque asegura que “todo está amarrado por un fraude…”. Negó que estén haciendo un llamado a votar nulo, porque considera que están promoviendo la participación ciudadana en las urnas y pegar las calcomanías en las boletas es tomar la decisión de rechazar las elecciones.

Algunos de los manifestantes portaban pañuelos en el rostro, representando a las personas que se han visto obligadas a militar clandestinamente en el MPRS, porque fueron amenazados con ser despedidos de sus trabajos en instituciones del Estado.