•  |
  •  |
  • AFP

El Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua dijo este martes que no habrá “ninguna restricción” para los observadores del proceso electoral, pero rechazó un pedido del Centro Carter de Estados Unidos para derogar un reglamento que opositores y ONG locales consideran restrictivo.

Según Rivas, solo el Consejo Nacional de Universidades (CNU) ha dicho que acreditará a 20.000 miembros, mientras que los fiscales que pondrán los partidos participantes en la contienda electoral sumarán más de 130 mil en las 13 mil Juntas Receptoras de Voto (JRV), que se abrirán el día de la votación.

Pronto con OEA
El funcionario manifestó que ya se ha firmado un acuerdo con la Unión Europea (UE) en el que -aseguró- “no hay ninguna restricción” a los observadores y próximamente se firmará otro con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, para acordar los términos de la supervisión por parte de este organismo.

Solicitud “no usual”
No obstante, Rivas fue enfático en que el CSE no aceptará derogar o modificar el reglamento, que restringe la libertad de movimiento y de expresión a los “acompañantes”, tal como lo ha solicitado el Centro Carter, del expresidente estadounidense James Carter, como condición para acreditar observadores.

“No es apropiado” que un organismo privado como el Centro Carter “venga a pedir a una autoridad local que derogue un reglamento (...) lamentamos que ellos se hayan autoexcluido del proceso”, comentó el magistrado.

También dijo que no se acreditará a una misión de observación solicitada por la Embajada de Estados Unidos en Managua, porque “esto no es usual”, aunque sí se invitará al cuerpo diplomático para esta labor “dentro de un respeto mutuo”.