•  |
  •  |

El ex director general de la Seguridad del Estado en los años 80, Lenín Cerna Juárez, no negó tener diferencias con la primera dama Rosario Murillo y, más bien, expresó que “ni los dedos de la mano son iguales y nadie está obligado a pensar igual que el otro”.

Cerna dijo que él y Murillo “son compañeros”, pero que “todos somos diferentes en este mundo”. “Nosotros somos compañeros y tenemos las contradicciones que tiene el dedo chiquito con este dedo (más grande), el dedo este con este otro, normal las diferencias de los dedos”, dijo, quien era Coronel en los años 80.

El comandante “Cero”, Edén Pastora Gómez, quien se encontraba con Cerna en la rotonda “Rigoberto López Pérez”, le ayudó a responder y agregó que “donde se piensa hay contradicciones”, en alusión al partido Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN.

Sin embargo, Cerna no mencionó cuáles son esas “contradicciones” que tiene con la Primera Dama, que también es Secretaria de Comunicación del Gobierno y coordinadora de los Consejos del Poder Ciudadano, mejor conocidos como CPC. Recientemente, Cerna fue reemplazado en el cargo de Secretario de Organización del FSLN por discrepancias con Murillo.

Cerna ofreció estas declaraciones en el marco de la conmemoración de la muerte del poeta Rigoberto López Pérez, quien fue balaceado por la Guardia Nacional cuando le disparó a Anastasio Somoza García, el 21 de septiembre de 1956.

La conmemoración se hizo en la rotonda capitalina donde se erige un monumento a Rigoberto López Pérez y donde dejaron coronas de flores para recordar a quien consideran “ajustició al dictador Somoza”.

A esta actividad también llegaron el diputado ante el Parlamento Centroamericano, Parlacén, Jacinto Suárez, los rectores de las universidades nacionales de Ingeniería y Autónoma de Nicaragua, UNI y UNAN Managua, bandas musicales, estudiantes de secundaria y universitarios.