•  |
  •  |

Los jóvenes de la Mesa de Concertación Democrática se pronunciaron en contra de la campaña “Voto protesta”, promovida por la diputada Mónica Baltodano, porque consideran que es promover el voto nulo, que favorecería al partido de gobierno Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, y a su candidato presidencial Daniel Ortega.

Erving Calero, miembro de la Mesa, considera que la ciudadanía tiene que saber que cuando se agrega a la boleta electoral cualquier signo irregular que no sea una marca dentro del círculo para elegir a uno de los candidatos, es una boleta que ya no vale y por lo tanto, un voto menos contra Ortega.

El vocero de la Mesa, Carlos Jarquín, agregó que esa campaña contrarresta los esfuerzos de la sociedad civil, de la Iglesia Católica e incluso de los partidos políticos, quienes llaman a votar masivamente, para validar las elecciones y disminuir las probabilidades de fraude.

Por su parte, el diputado Víctor Hugo Tinoco ofreció una explicación “lógica y aritmética”, para asegurar que la campaña “Voto protesta” beneficiaría los resultados electorales a favor de Daniel Ortega.

En ese sentido, explicó que el movimiento que lidera la diputada Baltodano --que es el Rescate del Sandinismo, MPRS--, está asumiendo una posición “fuera de la realidad”, porque “Ortega tiene un voto disciplinado y sólido” de 35% electoral y mientras menos gente vote, ese “35% se convierte en 45 o en 40%”, reiteró.

La campaña del MPRS consiste en hacer un llamado a asistir a las urnas de votación, pero para expresar su rechazo a estos comicios pegando en la boleta electoral una calcomanía que manifiesta: “No cuenten conmigo para esta farsa”, porque consideran que todo el proceso electoral está viciado y no hay por quién votar.

Baltodano insiste
La dirigente del MPRS, Mónica Baltodano, insistió que su organización no está llamando a no votar, sino a ejercer un voto de protesta contra “la candidatura ilegal” del presidente Ortega, la continuidad de magistrados con períodos vencidos y las irregularidades del proceso electoral.

Es decir, según Baltodano, que todo empadronado asista a la Junta Receptora de Votos, JRV, que le corresponde y que a la hora de votar, coloque en las boletas la calcomanía antes citada, en vez de marcar la casilla de determinado candidato o alianza política.

“El ciudadano no debe abstenerse, el voto nos costó muchísimo y tenemos que ejercerlo”, expresó, al tiempo que descartó que esos votos nulos sean usados para favorecer al Frente Sandinista, como han advertido representantes de organizaciones de la sociedad civil.