•  |
  •  |

La Real Basílica de León podría poner en riesgo su condición de Patrimonio Mundial de la Humanidad si no cumple, en los próximos tres años, con una serie de restauraciones al edificio principal, como requisito que la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura, Unesco, estableció para mantener esa denominación.  

El principal problema es financiero, pues esas restauraciones requieren de al menos 5.5 millones de dólares y el Gobierno Central únicamente se comprometió a incrementar, de uno a 4 millones de córdobas, la partida presupuestaria que anualmente entrega a las autoridades de la Diócesis de León y Chinandega, pero ese dinero es solo para mantenimiento del edificio.

Templo en deterioro progresivo

El obispo de León, monseñor César Bosco Vivas Robelo, explicó que el presupuesto de 5.5 millones de dólares no incluye las labores de mantenimiento que cada año requiere la Basílica y dijo que ese balance financiero fue realizado por expertos en la materia.

Vivas Robelo se refirió precisamente al deterioro en la infraestructura de la Catedral; los daños son visibles y necesitan ser reparados.

Por su parte, el nombrado alcalde de León, Manuel Calderón, recordó que dentro tres años llegará al país una comisión evaluadora de la Unesco, la que tendrá a su cargo la labor de verificar, in situ las restauraciones a las que se comprometieron realizar las autoridades nicaragüenses durante el proceso previo a la denominación de la Real Basílica Catedral de León como Patrimonio Mundial de la Humanidad, por parte del organismo multinacional.

Además, Calderón también señaló que la nominación no solo es para la Basílica de León, sino que incluyen tres manzanas a la redonda.

Recurrir a donantes
Por su parte, el presidente de la Asamblea Nacional, Santos René Núñez Téllez, dijo que habrá que recurrir a donantes internacionales, como Taiwan y España, para obtener el dinero necesario para las labores de restauración, propuesta con la que coincidieron el alcalde de León y el obispo Vivas Robelo.

El edil leonés señaló, sin embargo, que una vez que la Basílica Catedral se convirtió en Patrimonio de la Humanidad, su restauración y mantenimiento dejó de ser una responsabilidad exclusiva de las autoridades eclesiales y leonesas, para convertirse una obligación del Estado de Nicaragua, es decir, de todos los poderes e instituciones del país.

Las palabras de Bosco Vivas, René Núñez y Manuel Calderón, fueron parte de los discursos que emitieron ayer durante la Sesión Solemne que realizó la Asamblea Nacional en la Basílica Catedral, precisamente, en conmemoración por haber sido denominada como Patrimonio Mundial de la Humanidad.