•  |
  •  |

Las diferencias entre los grupos juveniles que rechazan la candidatura presidencial de Daniel Ortega Saavedra, quedaron en evidencia ayer cuando comenzaron a acusarse unos a otros de ser pagados por los partidos PLC, ALN y PLI.

Todo comenzó porque los miembros de la Mesa de Concertación Democrática encararon a la diputada Mónica Baltodano, para decirle que no están de acuerdo con su campaña que promueve no votar a favor de ningún candidato, denominada “Voto protesta”.

“Son de ALN”
El vocero de la Mesa, Carlos Jarquín, opina que a Baltodano no le interesa el voto ciudadano porque no está participando como candidata en estas elecciones, pero Erving Calero, otro miembro de la Mesa, fue más allá al decirle que su campaña está favoreciendo al partido de gobierno Frente Sandinista de Liberación, FSLN.

Baltodano escuchó las voces exaltadas de los jóvenes con una sonrisa en la cara y solo les dijo que ellos son militantes de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, organización política que “siempre ha votado a favor del FSLN en la Asamblea Nacional”, les recordó la diputada que lidera el Movimiento por el Rescate del Sandinismo, MPRS.

“Tengo derecho a opinar diferente”

También Baltodano se ha defendido de estas críticas expresando que quienes la están cuestionando son las personas que respaldan la candidatura presidencial de Fabio Gadea Mantilla y que están participando como candidatos bajo la Alianza PLI, pero también dijo que ella tiene derecho a pensar y a opinar diferente.

La diputada se retiró del lugar, pero los miembros del movimiento “Pedro Joaquín Chamorro”, Ivania Álvarez y Marvin Parrales, siguieron discutiendo con los dos integrantes de la Mesa. Parrales los acusó de ser pagados no solo por la ALN, sino también por el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y, a la vez, los de la Mesa acusaron a Parrales de ser pagado por Fabio Gadea Mantilla, candidato presidencial de la Alianza Partido Liberal Independiente, PLI.