•  |
  •  |

La Embajada de Estados Unidos en Managua lamentó ayer, a través de una nota de prensa, el hecho de que el “Reglamento de ‘Acompañamiento’ publicado por el Consejo Supremo Electoral, CSE, impida una observación electoral que goce de credibilidad y limite la capacidad de organizaciones bien respetadas de supervisar el proceso de manera efectiva”.

“Lo óptimo hubiera sido que los acuerdos para la observación nacional e internacional se hubiesen hecho de forma temprana para observar la totalidad del proceso electoral, incluyendo el proceso de verificación, hasta su culminación el día de las elecciones”, se lee en la nota oficial emitida ayer por la sede diplomática.  

Insisten respetuosamente
En la comunicación oficial, las autoridades diplomáticas norteamericanas también expresan que “continuamos urgiendo respetuosamente al Gobierno de Nicaragua para que extienda a los grupos de observación nacional los mismos derechos, garantías y libertades que se ha otorgado a las misiones internacionales de observación electoral como ha sido la práctica en el pasado”.

La nota oficial diplomática tuvo su origen en declaraciones del presidente del CSE con período vencido, Roberto Rivas Reyes, respecto a la acreditación que como observador internacional solicitaron las autoridades de la Embajada de EU, la cual fue rechazada.

“Como bien sabe el señor Rivas, representantes de las embajadas de Estados Unidos alrededor del mundo regularmente conforman misiones acreditadas de observación electoral, incluyendo las elecciones nacionales de El Salvador en 2009; Costa Rica en 2010 y, más recientemente, Guatemala, el pasado 11 de septiembre”, se lee en la nota.

En la nota se recuerda que “también el Consejo Supremo Electoral de Nicaragua, bajo la dirección del señor Rivas, acreditó a representantes de esta y otras embajadas para que fungieran como observadores durante las elecciones nacionales de noviembre de 2006”, proceso en el que resultó electo el actual presidente Daniel Ortega.

Por otra parte, “la Embajada de Estados Unidos continúa a la espera de una respuesta oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores a nuestra solicitud de acreditación de un equipo de observación electoral”.