•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La oposición nicaragüense rechazó hoy "envenenar" la campaña electoral y acusó de contaminar los comicios del 6 de noviembre próximo al presidente del país, Daniel Ortega, porque busca su polémica reelección.

Los opositores coincidieron en que "el verdadero veneno" en las elecciones es Ortega, a quien consideraron un candidato presidencial "inconstitucional".

"Ortega debería endulzar la campaña con hechos y no con palabras", dijo el sandinista disidente y candidato opositor a la Vicepresidencia, Edmundo Jarquín.

Según Jarquín, el gobernante sandinista ordenó a la autoridad electoral negar a "miles de nicaragüenses" sus cédulas de identidad, imprescindibles para ejercer el voto.

También lo señaló de impedir a organismos locales e internacionales, como el estadounidense Centro Carter, vigilar los comicios.

El candidato a la Vicepresidencia por la opositora alianza Partido Liberal Independiente (PLI) denunció que Ortega utiliza en sus mítines partidarios los autobuses del transporte público para movilizar a sus simpatizantes, obligando al resto de la población a caminar "kilómetros" por la falta del servicio de transporte.

Además, acusó al gobernante nicaragüense de usar "fuerzas de choque" para acallar las protestas de organismos juveniles opositores.

"Definitivamente" Ortega "envenena" la campaña electoral, precisó.

Este sábado, el líder sandinista llamó a quienes no están de acuerdo con su "planteamiento" a promover unos comicios "con alegría".

"Nada ganamos con envenenar estas elecciones", dijo y aseguró: "lo que tenemos que hacer es endulzar estas elecciones con alegría".

El candidato a la Vicepresidencia por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Francisco Aguirre Sacasa, indicó a Efe que ese colectivo solo informa "sobre las realidades del país".

El excanciller y diputado explicó que esas "realidades" son el "retroceso en la gobernabilidad" y un sistema económico que mantiene a Nicaragua como uno de los tres países más pobres de América Latina.

"La democracia está desapareciendo o ya desapareció, ¿llamas a eso envenenar?", advirtió.

Por su parte, la diputada sandinista disidente, Mónica Baltodano, tildó a Ortega de ser "el gran y verdadero envenenador" de los comicios nicaragüenses por abusar de los bienes del Estado para promover su postulación presidencial.

En declaraciones a Efe, Baltodano criticó la candidatura del líder sandinista por quebrantar una disposición constitucional contra la reelección presidencial sucesiva. "El principal veneno es violar la Constitución", insistió.

El gobernante nicaragüense aspira a un nuevo período de cinco años en el poder a pesar de la prohibición constitucional a la reelección inmediata que, sin embargo, fue declarada inaplicable por magistrados oficialistas de la Corte Suprema de Justicia.

En las elecciones del próximo 6 de noviembre, unos 3,4 millones de nicaragüenses elegirán a un nuevo presidente, vicepresidente, 90 diputados ante el Parlamento y 20 ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen).