•  |
  •  |

Represión y chantaje es lo que según Mónica Baltodano ha recibido el pueblo nicaragüense durante el gobierno del presidente Daniel Ortega, muy lejos del discurso conciliador que pronunció el mandatario, el sábado pasado, en las faldas del volcán Mombacho.

La diputada Baltodano tildó a Ortega de ser “el gran y verdadero envenenador” de los comicios nacionales, por abusar de los bienes del Estado para promover su candidatura presidencial.

Ortega envenena proceso electoral
Así también destacó que “el principal envenenamiento del proceso electoral provino de la inconstitucional candidatura del  presidente Ortega”, lo que ha sido el veneno más mortal, pues “le ha quitado todo viso de legalidad y Estado de Derecho (a los comicios nacionales)”.

Jarquín: Hechos y no palabras
Para el candidato a la vicepresidencia por la Alianza PLI, Edmundo Jarquín, el Presidente debería endulzar la campaña con hechos y no con palabras.

Mónica Baltodano coincide con Jairo Contreras, miembro de la Resistencia Juvenil por la Dignidad Nacional, Rejudin, en que el discurso de Ortega es “contrastante”, y que más bien tiene un doble discurso, en donde  “predica el amor y practica la discriminación, el chantaje y la persecución de los que piensan distinto (al Presidente).

Para Jairo Contreras, el llamado a la “no violencia” hecho por el Presidente queda en la “retórica”, porque los eventos que han ocurrido demuestran lo contrario. Es el caso de los jóvenes de Estelí que fueron detenidos por promover el “Voto protesta”, liderado por el Movimiento por el Rescate del Sandinismo.