•  |
  •  |

Como era de esperarse, el Canciller de Nicaragua, Samuel Santos, en su intervención ante la Asamblea General de las Naciones Unidos, ONU, respaldó la integración de Palestina en la ONU, pero también insinúo el “doble rasero y doble moral” de esta organización, porque no se reconoce al Estado palestino, pero hay un “inédito apresuramiento” en hacerlo con el Consejo Nacional de Transición en Libia, cuando aún no se ha constituido un Gobierno.

En el documento que leyó Santos, se rechaza lo que denomina “mal llamada responsabilidad de proteger los pueblos del mundo”, en la alusión a las intervenciones extranjeras de los países en conflicto.

“…Para intervenir en nuestros pueblos, bombardear civiles y cambiar gobiernos libres y soberanos. No podemos permitir que este nuevo modelo de intervención imperialista se imponga y continúe agrediendo a nuestros pueblos. Con injerencia e intervención no se resolverán las crisis”, manifestó.

En defensa de Palestina
En ese sentido, y cómo parte de su discurso de respaldo a la integración de Palestina, Santos se preguntó: “¿Dónde están esos países supuestos defensores de los pueblos oprimidos, autoproclamados apóstoles de la protección de civiles cuando se trata de reconocer al pueblo de Palestina en sus derechos inalienables…?”. “Seis décadas de conflicto y se le quiere negar al pueblo palestino el derecho a un Estado…”, agregó Santos.

De esa manera, Nicaragua ratificó su reconocimiento al Estado palestino en sus fronteras de 1967 y Jerusalén Oriental como su capital. “… (Nicaragua) hace un llamado a que, aquí y ahora, se proclame a Palestina el Estado miembro 194 de la ONU”, dijo Santos, quien al terminar de pronunciar estas palabras fue aplaudido por los algunos de los presentes.

Demanda libertad de “héroes cubanos”
En el escrito, Santos también se solidarizó con Libia, con los cinco cubanos presos en Estados Unidos, se pronunció una vez más por el desbloqueo de Cuba, descalificó a las “potencias con claros propósitos hegemónicos”, “injerencistas” e “imperialistas”.

Mencionó la “deuda interna estadounidense” y sus efectos a nivel mundial, exaltó al líder cubano Fidel Castro, a Venezuela, a la Alternativa Bolivariana, Alba, e incluso tuvo tiempo de mencionar los alcances del gobierno del Presidente Daniel Ortega en Nicaragua, con sus proyectos “Cristianos, Socialistas y Solidarios”.