•  |
  •  |

El vicepresidente de Nicaragua, Jaime Morales Carazo, opina que Costa Rica al no tener argumentos jurídicos contra Nicaragua en el conflicto limítrofe, ha tenido que recurrir a la “provocación”, en alusión a las declaraciones del nuevo Canciller costarricense Enrique Castillo, quien en una entrevista dijo que considera al Gobierno de Nicaragua como un “enemigo xenofóbico”.

Morales Carazo ofreció estas declaraciones el lunes pasado, durante la celebración de la Independencia de Centroamérica, donde se reunieron los embajadores de los cinco países centroamericanos y también diplomáticos de otras embajadas.

En esta reunión, los funcionarios de la embajada de Costa Rica solo aceptaron hablar de la Independencia de Centroamérica, “nada más”, la cual se firmó el 15 de Septiembre de 1821, hace exactamente 190 años.

Por su parte, Morales Carazo aseguró que lo que dijo el canciller costarricense no afecta las relaciones con Nicaragua, y tampoco cree que tenga trascendencia para los “dos países hermanos”, pero sí considera que Costa Rica se siente “débil en sus confrontaciones jurídicas y legales” y por eso “recurre a la provocación”.

El Vicepresidente cree que siempre hay que oír lo que dice el otro, pero en este caso “parecen patadas de ahogado”.

EU sigue sin embajador
En esta actividad también estuvo presente el encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos, Robert Richard Downes, quien dijo que el Congreso de su país aún no ha decidido cuándo enviará al próximo embajador a Nicaragua, que sería Jonathan Farrach, y no sabe si será este año o el próximo.

Richard dijo que esta decisión depende del Senado, el cual explicó tiene mucho trabajo y otros asuntos pendientes. “Vamos a esperar la acción del Senado”, insistió.

Sobre las próximas elecciones en Nicaragua, Richard dijo que es importante tener instituciones democráticas e imparciales, y “una cosa que ayuda en esto es la observación internacional, pero también nacional”, manifestó el diplomático.