•  |
  •  |

La intervención del Canciller de Nicaragua, Samuel Santos ante la 66ª Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, estuvo llena de halagos al Gobierno “Cristiano, Socialista y Solidario”, dando datos, avances, y remarcando que Nicaragua se encuentra en un período de cambios, después de 16 años de gobiernos “neoliberales”.

En su intervención Santos dijo que, “hoy como ayer”, Nicaragua no acepta un lenguaje de guerra entre los pueblos, aunque en las ocho páginas de su discurso, se muestra una fuerte crítica al Gobierno de los Estados Unidos y  al “modelo liberal del capitalismo salvaje”.

Restitución de derechos… solo unos
Mencionó que Nicaragua está en “la recuperación de valores, la restitución de derechos, el fortalecimiento de capacidades, la construcción del nuevo modelo Cristiano, Socialista y Solidario que reemplaza al modelo liberal del capitalismo salvaje, y la articulación de la democracia popular en el Plan Nacional de Desarrollo Humano, constituyen la columna vertebral de una nueva fase de la Revolución sandinista”.

Sin embargo, la restitución de derechos humanos y “constitucionales” a los que hizo referencia Santos, fueron dirigidos al tema social como la salud y la educación, no a las críticas realizadas hasta hoy al Gobierno sandinista.

Cifras incongruentes
Santos aseguró que la matrícula escolar en Nicaragua es de un millón 821 mil 682, pese a que hasta el momento no se conoce una cifra oficial en este campo, y en las últimas declaraciones del Viceministro de Educación, José Treminio, a inicios de este año calculó cerca de un millón 700 mil, redondeando el dato.

Otro dato que llamó la atención es que, de acuerdo a Santos, en Nicaragua la población es de 6.5 millones de habitantes, cuando en 2010, el Fondo de Población de las Naciones Unidas, Unfpa,  presentó un informe, en donde, según datos oficiales en este país habitaban 5.8 millones de personas.

Logros son gracias al ALBA
Al hablar de los diferentes logros del Gobierno, Santos agradeció por la integración de Nicaragua a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América, ALBA, a Fidel Castro, a Hugo Chávez, a Venezuela, pero no mencionó el apoyo que se recibe de otros países como la Unión Europea o el mismo Estados Unidos.