•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se solidarizó con su homólogo y aliado de Bolivia, Evo Morales, de quien dijo enfrenta una "situación compleja" con los indígenas de su país, que rechazan la construcción de una carretera que atravesará un parque nacional.

"El compañero presidente Evo Morales está lidiando con una situación compleja", señaló Ortega a través de medios oficiales, tras reunirse en privado en Managua con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.

En Bolivia, los indígenas y grupos ambientalistas rechazan la construcción de una carretera de más de 300 kilómetros, financiada por Brasil, porque temen que cause daños ambientales y promueva la invasión de campesinos y cultivadores de coca, base para la producción de cocaína.

Una marcha indígena a favor del parque nacional fue violentamente reprimida por la policía el pasado domingo, lo cual causó la renuncia de dos ministros, un viceministro y otros funcionarios de alto nivel del Gobierno de Morales, más una oleada de protestas en varias ciudades bolivianas.

En Nicaragua, Ortega afirmó que Morales ya "recurrió a otros mecanismos" para que la población "decida" sobre el futuro del parque nacional, sin entrar en detalles.

"Al final de cuentas es una decisión soberana del pueblo boliviano" aprobar o rechazar la construcción de la carretera, indicó el gobernante sandinista.

Indígenas reanudarán marcha

Los indígenas bolivianos, por su parte, ratificaron hoy que pronto reanudarán una marcha hacia La Paz, donde esperan dialogar con el Gobierno de Morales, tras la violenta represión policial que sufrieron el domingo.

Los gobiernos de Ortega y Morales pertenecen a la Alianza Bolivariana de los Pueblos de América (Alba), que lidera el mandatario venezolano, Hugo Chávez