•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos en Nicaragua, Richard Downes, dijo hoy que continúan a la espera de una "respuesta formal" del Gobierno nicaragüense para observar, bajo "estándares internacionales", los comicios del próximo 6 de noviembre.

Downes, principal funcionario de esa legación diplomática, que se encuentra sin embajador desde el pasado 19 de julio, dijo este jueves a periodistas que la cancillería de Nicaragua aún no ha respondido a una solicitud de observación electoral.

"Lo único que hemos escuchado son algunas palabras a la prensa, pero estamos esperando una respuesta formal", afirmó Downes.

Downes remarcó hoy que la legación estadounidense solicitó su acreditación como observador bajo los "estándares internacionales" que también rigieron la labor verificadora de diplomáticos estadounidenses en los comicios de Nicaragua de 2006, de El Salvador en 2009 y de Guatemala este año.

Esos "estándares" permiten a los observadores su libre movimiento por todo el país y acceso a las juntas receptoras de votos, añadió.

La semana pasada Estados Unidos advirtió en un comunicado que el reglamento de "acompañamiento" para supervisar los comicios de noviembre próximo supuestamente impide una observación que goce de credibilidad.

En esas votaciones, el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, buscará repetir en el cargo, lo que la oposición tilda de "inconstitucional" porque un artículo de la Carta Magna prohíbe la reelección inmediata.

Centro Carter critica reglamento
El estadounidense Centro Carter, al cual la autoridad electoral negó el permiso para observar los comicios, también criticó el reglamento de acompañamiento y solicitó su derogación.

El presidente del Consejo Supremo Electoral, Roberto Rivas, calificó como "ofensivas" e "inapropiadas" las posturas de la Embajada de los Estados Unidos y del Centro Carter.

Las autoridades electorales autorizaron este mes el acompañamiento u observación a la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos (OEA), mientras el organismo local Hagamos Democracia denunció que no ha sido acreditado.

Unos 3,4 millones de nicaragüenses han sido convocados a las urnas para elegir al presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano.