•  |
  •  |

A casi un mes de las elecciones en Nicaragua y a diez años de haber adquirido el compromiso de cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, ODM, aún existen demasiadas asignaturas pendientes, que para el próximo mandatario deben convertirse en prioridad, especialmente en el campo de salud.

Los ocho ODM son: erradicar la pobreza extrema y el hambre; lograr la enseñanza primaria universal; promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer; reducir la mortalidad de los niños menores de cinco años; mejorar la salud materna; combatir el VIH/Sida, el paludismo y otras enfermedades; garantizar la sostenibilidad del medio ambiente, y fomentar una alianza mundial para el desarrollo.

El lema “Cada mujer y cada niño cuenta”, debe recordar al próximo mandatario los ocho retos pendientes, adquiridos por los 192 países de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, para liberar a la humanidad de la pobreza extrema, del hambre, del analfabetismo y de las enfermedades.

Salud es uno de los temas que más se abordan en los programas de gobierno de los partidos que participan en la contienda electoral, algunos, incluso, retoman los ODM, pero, ¿por qué deben incluirse estas metas? y ¿cómo los están planteando los candidatos?

Elizabeth Dávila de Rojas, candidata a la vicepresidencia por la Alianza por la República, APRE, asegura que el programa de gobierno de este partido recoge precisamente los ocho ODM.

“Es de vital importancia la consecución de estos objetivos, porque es a través de ellos que se lograrán los objetivos que, como Alianza por la República, nos hemos propuesto en nuestro Plan de Gobierno. Es de vital importancia adquirir una serie de compromisos que van encaminados al desarrollo tanto humano como institucional”, señala Dávila de Rojas.

Sobre todo, remarca que para APRE es primordial dar pasos en la consolidación de una agenda mundial, para el desarrollo mundial de los países más pobres.

Identificarlos con derechos

Indica que todos los partidos deben incluir dentro de sus planes de gobierno los ODM, identificándolos con Derechos Humanos, como el derecho a la vida, a la protección de la dignidad humana, a la libertad personal y a la educación, entre otros.

Por su parte, Ana Quirós Víquez, quien apoyó la elaboración del plan de gobierno de la Alianza Partido Liberal Independiente, PLI, señaló que los ODM son los compromisos mínimos en relación con el bienestar de la población que se han adquirido internacionalmente.

“Integrarlos en el Programa de Gobierno es mostrar la disposición a cumplir con los compromisos, y una forma de buscar que mejore la calidad de vida de los sectores en condiciones de pobreza y de pobreza extrema. Por ello, se ha pensado en una Canasta Básica de Bienestar, que permita a cada nicaragüense vivir mejor, buscando un nivel básico que permita garantizar mejores oportunidades de educación, de empleo y de vida”, indica Quirós.
 

Eliminar discriminación
Manifiesta que la propuesta de gobierno del PLI enfatiza en la lucha contra la discriminación partidaria de los servicios públicos, entre ellos, salud y educación, y en aquellos programas que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos “como las transferencias condicionadas, la atención gratuita, la reducción de la violencia de género y de las brechas de inequidad hacia las mujeres de todas las edades”, remarca.
Asimismo plantea continuar con aquellos programas que han sido exitosos en estos campos.

Mejorar el bienestar
En el caso de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, el plan de gobierno detalla que existe una conciencia de la responsabilidad de cumplir con cada uno de los ODM.

“Mejorará el bienestar de todos los ciudadanos en todas sus dimensiones. El cumplimiento de los mismos implica esfuerzos conjuntos entre los países, evaluando las estrategias más viables, y revisando los avances que se hayan hecho”, indica el documento.

Sobre cómo se hará posible, señalan que fomentarán “la cooperación con los países del resto del mundo, esto, a través de un contexto favorable que implique disminución y erradicación de las problemáticas sociales y políticas”.
En el caso del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, se plantea el desarrollo del país y la lucha contra la pobreza, al prometer la generación de empleos, como base fundamental para el crecimiento económico y social.