•  |
  •  |

El proceso electoral que se vive en Nicaragua refleja “factores de riesgos” que pueden copar el 6 de noviembre en unas “elecciones con hechos de violencia”, según indica el segundo monitoreo sobre violencia electoral que presentó este lunes el Instituto de Estudios y  Políticas Públicas, Ieepp y la Fundación Nicaragua Nuestra (FNN).

En comparación con estudios anteriores (2006, 2008) sobre los procesos electorales, el Ieepp considera que en estas elecciones se vislumbra un escenario más preocupante, a tal punto que podría rebasar la violencia desatada en las pasadas elecciones de 2008.

Los fundamentos

La desconfianza de la población hacia las instituciones encargadas del proceso electoral, concretamente el CSE, es una de las principales razones por el cual hay un descontento social, descontento que ha derivado hechos de violencia que se han desatado en el transcurso de este año, detalló el informe. Así también la irregularidad que se vive en la entrega de cédulas de identidad.

Más evidencias de violencia

El monitoreo también destaca los hechos de violencia que se presentaron  el 14 de septiembre cuando un grupo de jóvenes del movimiento Nicaragua 2.0 fueron agredidos por la Policía Nacional y la seguridad del presidente Daniel Ortega, tras criticar con una manta el poco presupuesto que el gobierno le asigna al Ministerio de Educación.

De igual manera el estudio hace referencia al enfrentamiento entre activistas del movimiento Rejudin y oficiales de la Policía Nacional, el 1 de septiembre, en las cercanías de la Secretaría del FSLN, cuando los agitadores protestaban por la “ilegal candidatura del presidente Ortega”.

Asimismo, el Ieepp ha seguido muy de cerca los discursos del presidente Daniel Ortega y consideran muy bueno el mensaje que ha trasmitido el mandatario en referencia a que se viva un ambiente de paz en el proceso electoral.