•  |
  •  |

Para el presidente del Consejo Supremo Electoral con término vencido, licenciado Roberto Rivas, los cambios a última hora en el proceso de votación está ajeno a los tiempos del calendario electoral, se los adjudica a lo que él llama “modernización”. También no descarta que el Consejo aprueba más observadores, aunque seguidamente dice que hay suficientes y sobre los nacionales, según se interpreta, mantiene el veto porque considera no tiene sentido esperar un veredicto de alguien que de antemano ha afirmado que habrá fraude.    

La “boleta única” ha creado controversia. ¿Cómo se va cumplir el artículo 27 de la Ley Electoral, que manda a separar los votos nulos, de los válidos y a la vez los de cada partido en sobres diferentes?
Es muy sencillo, la boleta única tiende a simplificar el proceso para el ciudadano. Tomar cuatro boletas distintas e irlas a depositar en cada urna, dependiendo del color de la franja, eso tal vez para vos no representa una dificultad, pues para muchos nicaragüenses que viven en el sector rural sí la representa.

También, a la hora de hacer el escrutinio se encuentran en alguna urna, una boleta cuyo color no corresponde, puede prestarse a que alguien la quiera considerar como nula, porque no está en su caja.

Para evitar este tipo de problemas pretendemos que el proceso sea más sencillo. Se considera voto nulo el que está anulado en las cuatro elecciones, entonces habrá tres tipos de empaque: los que van para un partido son los votos válidos, que las cuatro elecciones fueron correctas. Habrá una bolsa para los que anularon toda la boleta, las cuatro elecciones; por ejemplo, la propuesta de la diputada Mónica Baltodano. Y luego están los votos nulos parcialmente, es decir, donde está nulo el diputado departamental, pero está correcto el voto a diputados al Parlamento Centroamericano, Parlacén. Al fin y al cabo, todos van a terminar en el mismo lugar y pueden ser reportados en los centros de cómputo.

¿Con esto no se está violando la Ley Electoral?
No, en ninguna circunstancia, en todo caso lo que se podría hacer es separarlos, pero eso ya sería confundir más las cosas. Esto se ha estudiado desde el punto de vista legal y te puedo garantizar que no hay violación a la Ley Electoral.

Cuando lo tengás a mano te vas a dar cuenta de que es un sistema muy simple, es un sistema con el que te vas a sentir muy cómoda de hacerlo.

El problema sería cuando vayan a contar los votos ¿qué va pasar con el voto cruzado?
Tienen muchas formas de hacerlo, por un lado, van a contar los votos que están en cascada, es decir los votos que están en una sola línea. Por el otro lado, los votos que están cruzados. Los votos que están nulos en su totalidad y los que resulten nulos parcialmente.

Van a ir contando elección por elección. La elección de presidente se va contando los cuatro tipo de boleta, después pasaría a contar las elección departamental, seguido la elección a diputados nacionales y por último la elección al Parlacén. Tiene que ser contado así porque hay un acta para cada elección.

Pero por 20 años siempre se ha votado con las cuatro boletas…
Sí, pero yo creo que en algún momento hay que dar un salto. Yo creo que en Nicaragua por la crisis política se debe ir teniendo más confianza en su sistema, porque es un sistema que tiene muchos candados, muchas llaves, o sea, aquí vemos cosas de doble seguridad que no las vemos en otros países. (…)

Tengo entendido que en las últimas elecciones nacionales, el voto nulo representó un 3% y en las últimas elecciones municipales se incrementó a un 8%, eso puede hacer pensar que la gente no está muy clara de cómo votar y ahora con este nuevo sistema a última hora algunos piensan que puede venir a incrementar ese porcentaje.
El voto nulo está más relacionado con la opción política del ciudadano que a alguna confusión con la boleta. Lo ideal sería que todo mundo vote válidamente, que seleccione al candidato de su preferencia y que quienes dirijan los destinos de este país por el próximo quinquenio sea realmente la voluntad popular expresada en las urnas.

¿Por qué se han hecho tantos cambios en este período electoral, cuando es sabido que hay tantos cuestionamientos al CSE?
Sí, yo en eso estoy de acuerdo con vos, porque estamos modernizando el sistema del documento de identidad, el sistema del Registro Civil de las personas, queremos generar más confianza en el sistema del resultado electoral simplificándolo, los nicaragüenses tienen que tener más confianza en el mismo, los nicaragüenses están representados en la JRV, ya sea por su fiscal o por su miembro de mesa.

¿Por qué cambiar el término observación a acompañamiento en un año electoral tan controversial y cuando el Consejo Supremo Electoral (CSE) es una de las instituciones más cuestionadas?

Esto tiene mucho que ver con, por un lado la nueva tendencia que se ha desarrollado sobre todo en América Latina, con relación a estos términos. Pienso que el término acompañante es más envolvente que observador, más integral.
Es normal que una persona vaya a una Junta Receptora de Votos (JRV), pero si tu acompañas a esa persona en lo interno de una JRV, estás hablando de un término mucho más integral, pero al fin y al cabo es lo mismo; estar presente en el momento en que el ciudadano ejerce su derecho al sufragio, siempre conservando la secretividad del voto, permitirle al ciudadano estar en el recinto secreto y luego agotar todo el procedimiento que se utiliza para depositar el voto.

¿Si esto del “acompañamiento” es una nueva “tendencia” por qué cree que no la han integrado las organizaciones como la Unión Europea (UE), la Organización de Estados Americanos (OEA) que incluso mantienen el término observación?

En el convenio que se firmó con la OEA se habla del término “acompañamiento” en todo momento y también en el convenio que se firmó con la UE se habla del término “acompañamiento”, únicamente en una de sus partes, en ambos documentos, se habla de que “entiéndase” como el proceso de observación internacional que estos organismo mencionan en sus documentos que rigen estas formas de acompañar los procesos electorales.

¿Por qué no han sido acreditados todos los observadores nacionales?
El problema está en que a veces estos organismos toman posiciones públicas parcializadas en contra de la autoridad electoral e inclusive hablan de un supuesto fraude a llevarse a cabo el día de la elección. Cómo puede acompañarme en este proceso u observar, un ente que de por sí y ante sí está ya está diciendo que va haber un fraude. Ética y Transparencia se autoexcluyó, Ipade hizo su solicitud, que participe no depende de mí, es el Consejo que va a decidir si los integra o no los integra. Sin embargo, creo que ya tenemos un buen grupo.

La OEA viene con otra cantidad de gente bastante fuerte. El Consejo de Expertos Electorales Latinoamericanos que tienen muchísima experiencia, han pasado toda su vida haciendo elecciones. Y a nivel nacional el Consejo Nacional de Universidades que dicen ellos que van a aportar aproximadamente unas 20 mil personas en lo que es el proceso de votación. Cedehca también hizo su solicitud. Pero con Cedehca has visto que los últimos años no ha dado opinión sobre la autoridad electoral.

¿Y Hagamos Democracia?
Hagamos Democracia hizo una solicitud para observación sabiendo los términos del reglamento de acompañamiento electoral. Nosotros fuimos muy respetuosos con la UE, con la OEA y con el Ceela en materia de que a la solicitud debería enumerar los términos que hubiese en el reglamento.

¿El CSE no acreditará más observadores?

Estamos por analizarlo, todavía tenemos toda esta semana, vamos a verlo... si procede vamos a acreditarlos, si no procede pues no los acreditamos, de todos modos estos mismos organismos han dicho que acreditados o no van a hacer observación desde afuera y yo creo que perfectamente bien lo pueden hacer.

Por lo que me acaba de decir, un acompañante u observador ¿es el que no expresa críticas?

La palabra lo dice, tanto el observador como el acompañante, su trabajo es ver, tomar nota y posteriormente hacer informe sobre lo que ha transcurrido, no puede dar un juicio ni un criterio al momento en que está el ciudadano ejerciendo su derecho al sufragio. Yo personalmente recuerdo hace unas dos elecciones generales me encontré a un representante de Ética y Transparencia que estaba dando opiniones, al igual que los fiscales de las JRV, eso no lo puede hacer un observador.

Pueden rendir un informe final, donde diga “vimos que el proceso fue irregular”, así que creo que ese es el trabajo específico de un acompañante.
 
Los partidos políticos opositores se han quejado de que sus fiscales aún no han sido acreditados cuando ya han pasado procesos importantes como la verificación.

La verificación es una actividad estrictamente de carácter institucional, no partidaria, es una especie de auditoría al Padrón Electoral, en el sentido de que el ciudadano se ubique dónde votar.

Pero si el CSE ha sido muy cuestionado, ¿lo mejor no sería tener a los fiscales en todo momento?
Los fiscales tendrán su lugar el día de la elección y además, de eso pueden acreditarse en las distintas áreas del CSE, que es en la conformación, en los Centros de Cómputo, en lo que es la parte de partidos políticos y el día de las elecciones y yo creo que los partidos políticos deben hacer un esfuerzo para tener al menos un representante de fiscales, en cada Junta Receptora de Votos.

¿Solo hasta el día de la elección van a poder participar?
No, desde ahora representantes legales y fiscales se acreditan en los departamentos y en los municipios... puede ser que haya algunos retrasos en algunos lugares por el asunto de las credenciales, pero no ha sido algo intencionado o con deseos de entorpecer el proceso electoral, sino sencillamente cuestiones de logística.