•  |
  •  |

El presidente Daniel Ortega en su discurso en Río San Juan asumió como suyo el mensaje de los obispos de votar sin miedo, pero contrastó ese hecho con el temor que se le transmitía al votante en las elecciones anteriores respecto de sus reiteradas candidaturas.


La Carta Pastoral emitida por la Conferencia Episcopal que describe el perfil del buen candidato y establece una serie de exigencias éticas basadas en el contexto del proceso electoral.


Ortega criticó a quienes siembran el miedo, pero no dijo una sola palabra sobre el perfil del candidato idóneo para gobernar Nicaragua y que sobre todas las cosas debe respetar la Constitución.


Recordó que desde las elecciones de 1990 hasta las del 2006 “el pueblo siempre fue a las urnas bajo una campaña de miedo de que el Frente volviera al poder, pero que cinco años de progreso y de restitución de derechos han dejado claro las mentiras y falsedades que alimentaban esa propaganda.

Dijo que en todos esos años “fueron a votar bajo el terror del miedo, el nicaragüense votaba con miedo, pero ahora el nicaragüense ha perdido el miedo y va a votar sin miedo porque el nicaragüense sabe que todo aquello era un montón de mentiras”.


Dijo que “actualmente hay quienes quieren seguir sembrando ese miedo en las familias nicaragüenses, pero que estas ya no tienen temor a una nueva victoria electoral del Frente”.

Llamado a la reflexión

Representantes de organismos de la sociedad civil interpretan la Carta Pastoral de los obispos como “un documento muy orientador para la ciudadanía”, expresó Carlos Tünnerman del Movimiento por Nicaragua MpN.

De igual manera, se pronunció Mauricio Zúñiga, Director ejecutivo del Instituto para el Desarrollo y Democracia, Ipade, quien afirmó que la Carta Pastoral “es un mensaje ponderado que llama a la reflexión y sobre todo un llamado a los cristianos y laicos a participar de un compromiso con el país”, mientras que Azhalea Solís de la Sociedad Civil aseguró que lo más importante es que la ciudadanía vote con responsabilidad, por el respeto a la ley y que no vote por candidatos ilegales o corruptos.

No tener miedo a votar
Por su parte, Tünnerman expresó su desacuerdo con las palabras del mandatario y manifestó que el único mensaje dentro de la Carta Episcopal es “no tengan miedo para votar” y por consiguiente puede que “el presidente no escuchó o no ha leído bien el texto”.

La Conferencia Episcopal también hizo referencia a la necesidad de la observación electoral, algo que Zúñiga ve necesario “como un factor de confianza” para el electorado y que contribuye a la transparencia, asimismo, dijo que como Ipade “esperamos que haga reflexionar a las autoridades y podamos ser acreditados”.


Lo que no le gustó a Ortega
Tanto Zúñiga como Tünnerman coinciden en que la Carta Pastoral no hace referencia con nombre y apellido a alguien, y se limita a dar una serie de orientaciones de cómo debe ser el candidato, y para Tünnerman “tal vez eso es lo que no le gusta al presidente Ortega porque en este país el principal violador de la Constitución ha sido él”, pero la Carta “no alude a ningún candidato ni aboga por ninguna candidatura, es una guía”, expresó.

Solís, Zúñiga y Tünnerman concuerdan en que la Carta Pastoral exhorta a la ciudadanía a votar de manera “reflexiva, crítica, bien pensado”; y sobre el contenido Zúñiga aseguró que la Carta “es menguada porque no es una oposición a partido político, sino de profunda reflexión”, por su parte, Solís rescató que lo que está planteado es “la responsabilidad de que la ciudadanía vaya a votar”.

*Estudiante, Comunicación Social, UCA.
Con la colaboración de Arlen Pérez.