• |
  • |

Los partidos políticos deben encontrar al menos diez puntos en los que estén de acuerdo para poder lograr un consenso nacional, que permita avanzar hacia el desarrollo. Así lo manifestó Antonio Lacayo, Presidente de la Comisión de Institucionalidad de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social, Funides.

Remarcó que eso implica cambiar la mentalidad de iniciar de cero con cada cambio de gobierno y sacrificar los intereses personales.

“El que estemos tan atrasados y ante peligro de que se nos corten flujos de ayuda externa como Venezuela, Estados Unidos, los europeos ya se han ido en buena parte de aquí. Eso debe de hacernos pensar y decirnos: somos capaces de ponernos de acuerdo en diez cosas, si hay otras que no apartémosla”, recomendó Lacayo.

Demostrar madurez
Manifestó que hay que “pasar a otra etapa”, y superar los compromisos que se hacen “de la boca para afuera”. “Tenemos que demostrar que somos más maduros, porque eso del diente al labio es típico del niño que por un premio, por un confite dice que sí y a la media hora está haciendo otra cosa. Pero ya un comportamiento de persona adulta, muchos de los líderes políticos ya no solo tienen hijos, tienen nietos”, dijo.

ODM un inicio

Según Lacayo, los Objetivos de Desarrollo del Milenio podrían ser un principio, porque siguen siendo un ejemplo del consenso de los países y “no están ahí por capricho”.

“Son objetivos muy bien pensados, que nos podrían, además, generar un renovado apoyo de parte de la comunidad internacional, si realmente decimos señores estamos convencidos de que vamos a hacer lo posible y aquí está vamos a alinear nuestros presupuestos con estas prioridades y vamos a sacar del presupuesto un montón de cosas que nada tienen que ver con esos objetivos”, explicó Lacayo.

Consideró que en el presupuesto se pueden encontrar fondos para fortalecer las prioridades. “Cómo se explica, por ejemplo, que a cada diputado se le den --creo que son 400 mil córdobas-- para sus propios proyectos, si el diputado está ahí para hacer leyes, no para dar becas de educación, ni para andar haciendo pajas de agua en los municipios, eso es una deformación”, indicó Lacayo.

Educación necesita más
Calificó las promesas en educación como “palabras vacías” y aseguró que para empezar temas como la universalización de la educación no dependen de un partido.

Añadió que “un partido que prometa eso y lo quiere hacer y la oposición y los empresarios y la Iglesia y los medios no estamos sintonizados, así no va a suceder. Para dar educación universal, va a requerir muchos recursos que a algún otro rubro habrá que quitárselos. Eso requiere de un consenso nacional”.