•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Nicaragua y candidato a la reelección, Daniel Ortega, pidió ayer a los obispos nicaragüenses "sembrar la reconciliación, amor y paz", y acusó a un "poquito" de gente de difundir un mensaje de "odio y confrontación" de cara a los comicios del 6 de noviembre próximo.

"Le pido a los sacerdotes, a los pastores, que siembren más conciencia en las familias nicaragüenses, conciencia de reconciliación, de amor y paz", abogó el mandatario nicaragüense durante un acto oficial en la Plaza de la República, en Managua, donde entregó 4.514 títulos de propiedad.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua exhortó el pasado viernes a través de una carta pastoral votar masivamente, con libertad, sin miedo alguno, y por un candidato que "respete la Constitución" y no tenga un historial corrupto.

En las próximas elecciones presidenciales, Ortega aspira continuar en el poder pese a que existe una norma constitucional que prohíbe la reelección inmediata, que sin embargo fue declarada inaplicable por magistrados oficialistas de la Corte Suprema de Justicia.

Las relaciones entre Ortega y los obispos se han visto deterioradas a raíz del asesinato del sacerdote Marlon Pupiro, el pasado 20 de agosto.

Los obispos consideraron que la investigación de la Policía de Nicaragua para aclarar ese crimen tiene "puntos oscuros" y exigieron "toda la verdad".

Además, tres sacerdotes nicaragüenses han denunciado en los últimos días ser víctimas de amenazas anónimas de muerte.

Uno de ellos, el obispo Rolando Álvarez, consideró hoy que en Nicaragua no existe "un ambiente de paz" previo a los comicios.

"En Nicaragua no está dándose el mejor ambiente de paz para las elecciones y seguimos pidiéndole a nuestro pueblo que vaya a votar el 6 de noviembre, tenemos que votar masivamente", ratificó.

El gobernante nicaragüense, por su parte, calificó como "un crimen sembrar de nuevo" la "cizaña, odio y confrontaciones" en Nicaragua, y consideró que "el pueblo no le prestará oídos" a esos sectores.

"Desgraciadamente", agregó Ortega, "todavía anda por allí, claro son bien poquitos, pero anda por allí el mensaje del odio y la confrontación".

"Nosotros le pedimos y exigimos a la Policía que trabaje duro, pero también le pido a los sacerdotes, a los pastores que siembren más conciencia en las familias nicaragüenses", continuó Ortega, favorito para ganar los próximos comicios.

En las elecciones del próximo 6 de noviembre unos 3,4 millones de nicaragüenses están habilitados para elegir a su presidente, vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano.