•  |
  •  |

Familiares del sacerdote Marlon Ernesto Pupiro, solicitaron ayer al presidente de la Comisión de Justicia y Asuntos Jurídicos de la Asamblea Nacional, José Bernard Pallais Arana, su intervención ante las autoridades policiales y del Ministerio Público para que reabran el caso del clérigo asesinado y amplíen las investigaciones.

Sin embargo, Pallais señaló que mientras los familiares del sacerdote no demuestren con hechos sus inconformidades y desconfianzas en las investigaciones policiales, no enviará ninguna solicitud a la Primera Comisionada Aminta Granera Sacasa, directora general de la Policía Nacional, ni al Fiscal General de la República, Julio Centeno Gómez.

En la reunión con Pallais, los familiares de Pupiro reiteraron inconformidades con las indagaciones policiales y con el caso que impulsó la Fiscalía en los juzgados que concluyó con la condena de Yazker Blandón a 30 años de cárcel.

“Ellos (los familiares) me dijeron que tienen dudas razonables (en torno a los investigaciones policiales) y yo les dije que era importante para mí que me las precisaran y les pedí que me dieran los elementos e indicios que, a su juicio, la Policía y el Ministerio Público no habían tomado en cuenta, que me expresaran qué líneas investigativas estimaban no se habían considerado ni profundizado”, expresó Pallais.

Entre esas “dudas razonables”, que le expresaron y que debían profundizar las pesquisas, según Pallais, están las comunicaciones telefónicas del padre Pupiro, para determinar con quiénes se comunicó el sacerdote, así como con quiénes se reunió previo al día de su desaparición.