•   Nueva Segovia  |
  •  |
  •  |
  • END

Otra tregua se dieron la mañana de ayer los ciudadanos de San Fernando, Ciudad Antigua, Jícaro y Santa María, después que pararon el enfrentamiento a piedras y bombas molotov con los antimotines de la Policía que utilizaron casi un centenar de bombas lacrimógenas para contener la protesta por el reclamo de cédulas de identidad al Consejo Supremo Electoral, CSE.

Un día antes se originó una batalla campal que dejó un saldo de dos personas heridas de bala por parte de los civiles, con impactos en los miembros inferiores y varios golpeados por piedras, entre estos dos uniformados.

Las acciones de protesta fueron iniciadas desde temprano, el lunes último, con la toma del local del Consejo Electoral Municipal, CEM, por medio centenar de hombres. Algo similar ocurrió en los municipios de Santa María y Jícaro.

Reclaman cédula contrarreloj
Como parte de la tregua, los comisionados mayores Edgard Sánchez Aguilar y Sergio Cáceres, jefes respectivos de las policías de Nueva Segovia y Estelí, entregaron al padre Santiago Aguirre 8 detenidos durante la reyerta callejera que dejó piedras esparcidas por varios puntos de la pequeña población.

Tomás Ortez, uno de los dirigentes de las protestas y simpatizante de la alianza PLI-UNE, dijo que no estaban conformes con la respuesta del CSE porque los 2 mil 736 que las autoridades electorales afirman que no han hecho ningún trámite es falso.

Tomas son “políticas”
Roberto Petray, Presidente de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos, Anpdh, dijo que como mediador ha gestionado encuentros con los jefes de Policía para detener la violencia y buscar otros canales pacíficos para resolver el problema de las cédulas.

El Presidente del Consejo Electoral Departamental, CED, Juan Ramón Vílchez Ardón, respondió con datos concretos el reclamo de los opositores de San Fernando, cuya acción la calificó de “meramente política” en el contexto electoral.

Detalló que de más de 14 mil ciudadanos que habían prometido enlistar sin cédula, solamente lo hicieron con 4 mil 364, de esta cantidad el 62 por ciento “es gente que no ha realizado ninguna solicitud. No están en la base de datos”. 492 ya fueron cedulados durante el 2011; 184 presentan problemas de nombres y apellidos; 296 están en proceso de cedulación; 72 son de solicitud de inscripción reciente.

Toma permanece en San Juan de Río Coco
En el municipio de San Juan de Río Coco, el militante del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Jorge Romero, anunció ayer que al menos mil personas se mantendrán en protesta permanente con tranques en las carreteras de Kilalí, Wiwilí y El Jícaro, que corresponden a la región de Nueva Segovia, donde desde ya asegura se está preparando un fraude en las elecciones del próximo 6 de noviembre.

Estos ciudadanos simpatizantes de la Alianza del Partido Liberal Independiente, PLI, demandan la entrega equitativa de la cédula de identidad, e información de quiénes integrarán las ternas en las Juntas Receptoras de Votos, JRV, el día de las elecciones.

Romero afirmó que estas personas ya están ubicadas en dichas carreteras, donde mantendrán los tranques hasta que se les entregue el documento de identidad.

Fuerzas de antimotines de la Policía que desalojaron a los ciudadanos de Jícaro, Ciudad Antigua y Santa María se trasladaron a este municipio y se mantenían atentos a la orden para reprimir la protesta.

(Colaboración de Leonor Álvarez)

 

Cenidh preocupado por violencia

Máximo Rugama
ESTELI

El doctor Alberto Rosales Mondragón, asesor jurídico de la oficina regional del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, con sede en Estelí, se mostró sumamente preocupado por los hechos violentos ocurridos este lunes en tres municipios del departamento de Nueva Segovia, ya que varios pobladores demandan la entrega de cédulas de identificación ciudadana para ejercer su derecho al voto.

El Cenidh, dijo Rosales, desplegó  parte de sus promotores de derechos humanos a recabar información  y tratar de incidir para que se calmaran los ánimos.

Instó a las autoridades electorales a tomar en consideración que estas situaciones deben ser previstas, y por ende, resueltas las demandas de la población a entregarles cédulas.