•  |
  •  |
  • END

 El “desgrane” que viene sufriendo el Partido Liberal Constitucionalista en el departamento de Rivas, al parecer motivó al ex presidente Arnoldo Alemán y al diputado Eduardo Montealegre a visitar en los próximos días esta ciudad para respaldar a quienes han decidido quedarse en la alianza que encabeza el PLC, y a la cual pertenece el Movimiento Vamos con Eduardo.

La visita de las máximas figuras políticas del PLC y Vamos con Eduardo la confirmó el alcalde de Rivas, René Martínez Somoza, quien la semana anterior fue proclamado como el nuevo presidente departamental del partido, tras la renuncia inesperada de José Ángel Granados, quien siempre manifestó ser un arnoldista, pero en esta ocasión decidió abandonar el PLC, para irse al ALN y correr como candidato a alcalde de Rivas y llevar entre su plancha a directivos municipales que también se fueron del partido.

El día que se acabó la lealtad

Granados era considerado en Rivas como un hombre de confianza de Alemán, ya que cuando fue presidente del país, lo mantuvo como gerente de Enitel y luego lo ubicó como presidente del Consejo Electoral Departamental de Rivas. Sin embargo, la lealtad de Granados terminó ante la negativa de permitirle participar como candidato a alcalde por la alianza liberal, por lo que puso su renuncia y se cruzó a las filas del ALN.

Junto a Granados también se fueron al ALN los candidatos a alcalde, vicealcalde y concejales por el municipio de Cárdenas, mientras que los candidatos a vicealcaldes de Belén, René Villarreal, y Tola, José Julián Gutiérrez, también se cruzaron al ALN para ir como candidatos a alcaldes.

El alcalde rivense reconoció la fuga de sus correligionarios, pero según él es una ligera división, pero según sus palabras, ocasionó una reunión de última hora con el ex presidente Alemán. El encuentro se dio en “El Chile”, la tarde del jueves, y tras conocer la partida de Granados el ex mandatario se mostró muy resentido, e inmediatamente procedieron a sustituir a todos los candidatos que se fugaron.

Al final, el acalde liberal reveló que el secretario nacional del PLC, Léster Flores, se trasladó a Rivas para tratar de convencer a Granados y al resto de militantes para que no renunciaran al partido, pero al parecer los ex PLC ya estaban decididos a salir de las manos del ex mandatario.