•  |
  •  |
  • END

El diputado del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y presidente de la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional, José Pallais, acusó al presidente Daniel Ortega de mantener un “asedio permanente” sobre el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional, hasta lograr “un control total sobre ambas instituciones con el objetivo de consolidar su proyecto totalitario”.

Pallais aseguró que las últimas actuaciones de la Policía y del Ejército, particularmente en los sucesos violentos en Bilwi el pasado viernes, son una clara señal del control del presidente Ortega sobre estas instituciones.

A Pallais no le convencieron los argumentos de la directora general de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, en el sentido de que el pasado viernes no tuvo capacidad para dar protección a los diputados que visitaron la zona. Además, le pareció extraña la ausencia policial durante los disturbios callejeros.

El diputado liberal vinculó la postergación de los comicios en tres municipios de la RAAN, a la inercia de la Policía y el Ejército en torno a los problemas acaecidos. Para Pallais todo es parte de un plan del presidente Ortega para garantizarse la continuidad en el poder.

“Hay todo un plan (del presidente Ortega) para ir concentrando el poder, abusar de él y establecer en Nicaragua un régimen dictatorial y absolutista; vemos señas por todos lados en esta línea de conducción”, expresó Pallais.

Cerrar posibilidades
Pallais insistió en que el plan de Ortega consiste en cerrar los causes democráticos y por ello suspendió las elecciones en los municipios de Bilwi, Waspam y Prinzapolka a través del control que ejerce sobre el Consejo Supremo Electoral, CSE.

La segunda parte del plan, dijo Pallais, es terminar con la institucionalidad y el profesionalismo que han alcanzado la Policía y el Ejército para supeditarlos, ya no a un partido político como en los años 80, sino al control familiar y personal del Presidente de la República.

“Para establecer un régimen totalitario es preciso derribar lo que se ha construido. Ha tardado años construir instituciones sólidas e independientes y subordinadas a la Constitución y las leyes como se ha venido avanzando en el Ejército y la Policía”, expresó.

En todo caso, Pallais espera que las autoridades de ambas instituciones se mantengan obedientes únicamente a las leyes y a la Carta Magna, y no a una persona, aunque la misma Constitución establece la subordinación de las fuerzas armadas al Poder Ejecutivo, representado por el Presidente de la República.