• |
  • |
  • END

La firmeza de la jefa de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, en no renunciar pese a las aparentes presiones del gobierno del presidente Ortega, fue respaldada por el jurista Alfonso Dávila Barbosa, ex presidente del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM).

“El trabajo de la comisionada Granera ha sido profesional y ejemplar, y quiero expresar mi aprecio y total solidaridad de soporte jurídico en el ejercicio de su cargo al mando de la institución policial”, dijo Dávila Barboza.

El jurista recordó que la Ley 612, Reforma a la Organización, Competencia y Procedimiento del Poder Ejecutivo, define que el inmediato superior de la jefa de la Policía es el Ministro de Gobernación, y que el Presidente sólo puede orientar o sugerir lo conveniente para dicha institución.

Posición le otorgará más popularidad
“Le aconsejé desde que asumió el mando que en sus tareas priorizara el país y que no cediera ante el amiguismo y las presiones partidarias”, dijo el jurista.

La primera comisionada Aminta Granera, luego de estar fuera de la institución por unos días, parece haber recobrado fuerzas y dijo que no renunciaría por respeto a sí misma y al juramento que había hecho para dirigir la institución policial.

Para el jurista, la determinación de Granera le hará ganar más popularidad y que el solo hecho de que cumpla con las leyes que resguardan la institucionalidad de la Policía Nacional le servirá de plataforma política aunque le reste simpatía ante el Ejecutivo.