• |
  • |
  • END

Los presidentes de Honduras, Manuel Zelaya, y de Nicaragua, Daniel Ortega, se quedaron en penumbras cuando iniciaban una rueda de prensa para dar a conocer los resultados de la visita oficial del mandatario nicaragüense a este país centroamericano.

La energía eléctrica falló en los momentos en los que el presidente Ortega contaba a los presentes que conocía Honduras desde 1978.

En aquel entonces, decía antes de faltar la energía, “vine a este país de manera clandestina, ya que aquí había muchos hombres y mujeres solidarios con la lucha revolucionaria”, hecho que lo llevó por primera vez al poder en julio de 1979.

También contó que en alguna ocasión –-en su época de guerrillero--, cuando usaba pasaporte doble, “usó pasaporte hondureño”, de lo que dijo sentirse sumamente orgulloso.

La desconexión duró unos diez minutos, tiempo en el cual los dos gobernantes, junto a sus esposas, intercambiaron algunas opiniones.

La rueda de prensa se realizaba en el salón Morazán de la Casa de Gobierno de Honduras.

Le echa el clavo a Union Fenosa
Cuando retornó el fluido eléctrico, Ortega se tomó su tiempo para bromear y referirse a la crisis energética que vive su país desde hace varios meses, así como a la empresa española Unión Fenosa, que administra el sistema de distribución de energía en Nicaragua.

Ortega dijo que en su país después de que se privatizó la distribución de energía, actualmente en manos de la empresa española Unión Fenosa, enfrentan graves problemas.

“No podemos decir que sea sabotaje de los norteamericanos, porque aquí está el embajador de los Estados Unidos, así es que, a lo mejor es Unión Fenosa que está desde Nicaragua conspirando”, comentó.

Bolívar en escena
En la extensa rueda de prensa, Ortega recordó y agradeció el apoyo a la lucha sandinista del ya fallecido líder liberal Modesto Rodas Alvarado, y de su hija, la actual presidenta del Partido Liberal, Patricia Rodas.

Muchos de los presentes aplaudieron eufóricos los comentarios del gobernante nicaragüense, principalmente cuando apuntó que el pensamiento unionista de Francisco Morazán y el del héroe venezolano Simón Bolívar para la unidad de los pueblos latinoamericanos y caribeños “se están haciendo una realidad”.


Sólo plasmaron la intención
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y el de Honduras, Manuel Zelaya, suscribieron este viernes en Tegucigalpa una declaración en que se comprometen a profundizar la cooperación energética y a luchar contra la violencia y el narcotráfico.

“Ambos presidentes manifiestan su voluntad de proceder, en el corto plazo, a la formalización de acuerdos de los instrumentos jurídicos bilaterales de cooperación en temas como el manejo ambiental, cooperación en el sector energético, lucha contra el flagelo de la violencia y el narcotráfico”, anotó la declaración que firmaron los mandatarios.

Ortega llegó hacia las 11H00 locales (17H00 GMT) al aeropuerto Toncontín, sur de Tegucigalpa, y fue recibido en la base de la Fuerza Aérea Hondureña (FAH) “Hernán Acosta Mejía” por Zelaya y miembros de su gabinete.

Luego se trasladaron a la Casa de Gobierno, donde se reunieron por unas cuatro horas y después ofrecieron una rueda de prensa donde el canciller hondureño, Edmundo Orellana, dio lectura a la declaración conjunta.

Un comunicado emitido previamente a la reunión por el gobierno de Honduras había anunciado la firma de dos convenios de cooperación en materia de energía y ambiente, pero no aclararon por qué no se firmaron, sino que se limitaron a suscribir la declaración.