Ary Pantoja
  • |
  • |
  • END

El primer secretario de la Asamblea Nacional, Wilfredo Navarro, denunció ayer la intención del Frente Sandinista de convertirse en un “cártel” para controlar el sector energético del país, desde la generación, hasta la distribución y comercialización. Por ello, dijo, “chantajeó” a las autoridades de Unión Fenosa, para conseguir el 17 por ciento de las acciones de la empresa española de distribución.

“El FSLN, en lugar de confiscar para que las propiedades pasen al Estado, como en los años 80, ahora chantajea para que las empresas pasen a manos del partido, y así fue como consiguió ser socio de Unión Fenosa con una participación del 17 por ciento”, expresó Navarro.

La negociación, señaló Navarro, se dio directamente en España, entre personeros del Frente Sandinista, funcionarios del gobierno y las máximas autoridades de Unión Fenosa en aquel país europeo.

“Por eso (el presidente) Daniel Ortega tiene una actitud contemplativa con Unión Fenosa, y por eso están apurados en aprobar la Ley Antifraude Energético. La intención es apoderarse de la empresa, porque ahora no nacionalizan, sino que compran para el partido”, agregó.

Utilizan ayuda venezolana
Según Navarro, en esta operación el Frente Sandinista cuenta con el apoyo del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a través de la cooperación petrolera y la empresa Albanisa.

“Albanisa es el antecedente para establecer en Nicaragua un ‘cártel energético’ que incluya la generación, distribución, comercialización y transmisión. Quieren controlar todo el sistema de energía, porque eso significa tener el control mismo del país”, explicó.

La Ley Antifraude Energético
Por otra parte, Navarro negó que la denominada Ley Antifraude Energético sea una exigencia del Fondo Monetario Internacional, FMI. Más bien, dijo, se trata de una estrategia del mismo gobierno y del Frente Sandinista, “porque se están preparando para un futuro control del sistema de energía y de las sanciones que aplicarán a los consumidores como nuevos dueños de la empresa de distribución”.

“La Ley Antifraude Energético no tiene nada que ver con las obligaciones con el FMI. El gobierno se la ofreció, porque en el fondo el Frente Sandinista quiere que la ley se apruebe cuando aún Unión Fenosa controla la distribución, para que no les caiga el clavo a ellos. Después, van a chantajear a Unión Fenosa para quedarse con el total de la empresa y convertirse en los nuevos magnates de la energía”, explicó Navarro.

“El Frente Sandinista va a gastar más de 5 millones de dólares en la campaña de Managua. En mi campaña gasté 800 mil dólares. Andan diciendo que no van a escatimar en gastos. Van a hacer uso del programa Hambre Cero y Usura Cero”, añadió.

Presidente ataca a Fenosa
Un día antes, el presidente Ortega atacó nuevamente a Unión Fenosa, empresa que “debería estar condenada por los organismos internacionales” y que se ha negado a corroborar el acuerdo propuesto por el gobierno, “porque no podría hacer las actividades ilícitas que ha venido desarrollando”.