•  |
  •  |
  • END

Las personas comunes y corrientes tienen apenas una noción del nivel de entendimiento del Frente Sandinista y el Partido Liberal Constitucionalista, PLC. Incluso hay quienes de forma inocente auguran el rompimiento del pacto cuando se observan aparentes contradicciones. Pero qué va, hay negociaciones y acuerdos mutuos que siempre estarán en las agendas de los dos partidos, aspectos de fondo como reformar la Constitución Política o cambiar el sistema de gobierno; continuar con el control repartido de las instituciones estatales y alternarse “amañadamente” los cargos en el poder. Llueva, truene o relampaguee, estos aspectos estratégicos siempre estarán bajo la mesa.

Nadie se imaginaría que el pacto libero-sandinista incluye situaciones tan simples y que aparentemente nada tienen que ver, como el hecho de que la hija del primer vicepresidente del PLC y primer secretario de la Asamblea Nacional, Wilfredo Navarro Moreira, trabaje en el despacho del magistrado y vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís Cerda, de abierta militancia orteguista.

Pero ésas son cosas domésticas. En todo caso, los temas de coincidencia política entre ambas fuerzas son variados. Desde postergar las elecciones municipales en la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, hasta modificar la Carta Magna y establecer un régimen parlamentario a la medida de Arnoldo Alemán y Daniel Ortega, pasarán por una negociación que seguramente terminará en un acuerdo satisfactorio para ambas partes.


Parlamentarismo a la francesa
Precisamente, el vicepresidente de la CSJ, Rafael Solís, confirmó que las reformas constitucionales serán una prioridad para el Frente Sandinista el próximo año. Además, dejó claro que esas enmiendas deberán garantizar el establecimiento de un régimen parlamentario “a la Francia”, es decir, con un presidente y un primer ministro que se repartan el poder.

Adicionalmente, la propuesta incluye extender el período en el cargo de magistrados del Poder Judicial a 10 años, con el objetivo, según Solís, “de garantizar la independencia” de la función jurisdiccional. Lo que parece olvidar el vicepresidente de la CSJ es que los magistrados continuarán siendo electos por los diputados de la Asamblea Nacional previa negociación política.

Pero en la negociación de las reformas, Solís no descarta la participación de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, encabezada por Eduardo Montealegre.


¿Hay negociaciones entre el PLC y el Frente Sandinista para realizar reformas a la Constitución este año?
No hay negociaciones; lo que hubo el año pasado fue un intercambio de criterios en relación a unos borradores de reformas que trabajamos algunos magistrados aquí en la Corte Suprema con unos diputados, pero todo quedó en un intercambio de documentos y no hubo una negociación seria.

Yo creo que después de las elecciones municipales se debería retomar este tema de las reformas, es un tema pendiente; el país necesita una reforma constitucional con la que están de acuerdo incluso personas que han estado en contra. Creo que después que pasen las elecciones municipales va a haber un consenso general para realizar reformas a la Constitución.


¿Qué tanta acogida podría tener esta propuesta por parte del PLC. Ya sondearon con ellos?
Todavía no. Ha habido algún intercambio (de opiniones). En principio el doctor (Arnoldo) Alemán y algunos de los principales dirigentes del PLC consideraron que era interesente discutir a fondo el tema del parlamentarismo para Nicaragua. Otros prefieren quedarse con el modelo presidencialista, porque consideran que el parlamentarismo podría afectar la idiosincracia y el funcionamiento de los poderes del Estado.

También piensan que (el parlamentarismo) podría encubrir otra serie de situaciones con relación a dos figuras muy poderosas, porque va a haber un Presidente de la República que va a mantener poder como en Francia, porque no se trata de establecer un parlamentarismo a la inglesa, sino basado en el modelo francés, que tiene dos figuras fuertes, como es el presidente y el primer ministro.

Son dos figuras con facultades, por ejemplo, el presidente atendería lo que es relaciones exteriores, defensa, seguridad, etc. Y el primer ministro vería todo lo que tiene que ver con economía, dirección del gobierno.

En el FSLN hay una voluntad generalizada y particularmente del presidente (Daniel Ortega) de pasar a un sistema parlamentario.


¿Eso es lo que particularmente le interesa al Frente Sandinista, el parlamentarismo?
Es que eso conlleva una serie de cambios en toda la Constitución...


¿Cómo cuáles?
Si se trata de pasar a un sistema parlamentario, esto le da más poderes a la Asamblea Nacional; y (la reforma) gravita sobre los artículos del Poder Legislativo, el Poder Ejecutivo, incluso, del Poder Judicial y el Poder Electoral. En un sistema parlamentario el que tiene el gran poder decisorio es la Asamblea Nacional.


Usted propuso, por ejemplo, que se extienda el período de los magistrados de la Corte Suprema a 10 años. ¿Por qué?
Creemos nosotros que una vez nombrado el magistrado, esto le daría mayor independencia, porque no estaría preocupándose cada cinco años pensando si lo van a reelegir o no y evitar presiones directas o indirectas de los mismos diputados que lo eligen.


¿A propósito, cómo piensan resolver la elección de los cuatro magistrados liberales que se les vence el período en julio? ¿Van a negociar con el PLC?
(Sonríe un poco) y luego contesta:
La Asamblea Nacional tiene que resolver su problema. He platicado con diputados de los dos partidos (el PLC y FSLN) y ellos están enfocados en resolver primero el problema de las elecciones en la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, y luego pasar a ver el tema de los magistrados.


¿En cuanto al tema del impasse en la Asamblea, usted considera negociar una salida a la crisis?
Tiene que haber una negociación. El PLC ya presentó una propuesta...


¿Suspender las elecciones en toda la RAAN?
La noche del jueves hablé con unos diputados del Frente Sandinista y no la ven mal la propuesta del PLC, pero no sé que irán a decidir los diputados la semana próxima.


¿Cuánto tiempo deberían postergarse las elecciones?
Los liberales están proponiendo que se posterguen para enero (de 2009); el Consejo Supremo Electoral las pasó para abril, tal vez se busca un término medio. Para los liberales lo fundamental es que sea la Asamblea Nacional la que posponga las elecciones, porque consideran que el Consejo Supremo Electoral no tiene facultades para ello.

Además, si en el fondo los liberales quieren interpretar la Ley Electoral, van a requerir de 56 votos, y no los tienen.

¿Está errado el argumento de los liberales de que la Ley Electoral se puede interpretar con 47 votos?
Eso es definitivo. Las leyes ordinarias sí se interpretan con 47 votos, pero no una ley constitucional que si se aprobó con 56 votos, con 56 votos se tiene que interpretar.

Pero los liberales argumentan que no se trata de una reforma, por tanto no requiere del voto calificado
Eso es lo que dicen algunos diputados que han estado buscando el voto 47. No quiero implicarme, pero me parece que si una ley (constitucional) se aprueba con 56 diputados, se debiera interpretar también con 56 diputados, pero no quiero ser categórico y decir que no se puede hacer con 47.


¿De concretarse una postergación de las elecciones en la RAAN, no deja un mal precedente de manera que en un futuro cercano se puedan suspender elecciones nacionales?
Yo no lo veo así. Eso lo han señalado algunos partidos de oposición, en el sentido de que es una tentación al abrir esta puerta para que después se haga. Ahora, si deciden hacerlo a través de la Asamblea Nacional, ahí está más balanceada la correlación de fuerzas (que en el Consejo Supremo Electoral).

Ahora, esa es otra cosa que tiene que decidir la Corte Suprema si viene un recurso, y deberá decidir quién tiene la facultad para postergar las elecciones; pero no creo que sea un mal precedente, porque se trata de una situación excepcional, además, no creo que en condiciones normales se suspenda una elección, soy enemigo de eso.


¿Debe prevalecer una negociación política para solucionar la crisis?
Una negociación solucionaría esto y aquí no hay nada escondido, porque ya el PLC hizo pública su propuesta. Además no ha habido una negociación subterránea con el Frente Sandinista, porque el Frente ha sostenido su posición de postergar las elecciones en tres municipios y que es facultad del Consejo.

La propuesta del PLC es diferente, pues propone suspender en toda la RAAN y que sea la Asamblea Nacional la que decida, es distinta. Yo creo que los liberales buscan que el Frente Sandinista apoye su propuesta y puede ser que el mismo grupo del Movimiento de Eduardo Montealegre termine apoyándola, al igual que la ALN, que tiene cuatro votos.


Herrera ya es cohete quemado
Las reformas constitucionales fueron negociadas el año pasado por el magistrado Rafael Solís y el magistrado liberal del Consejo Supremo Electoral, René Herrara. Este año, los contactos parecen estar congelados, sin embargo, tampoco se descartan.

En crisis anteriores a usted se le ha señalado como el negociador del Frente Sandinista que ha mantenido contactos con René Herrera, considerado su contraparte en el PLC. ¿Esta vez ha hablado con el magistrado Herrera?
Sonríe maliciosamente y contesta. “No, no, no. Sinceramente no. Yo hablé muy rápido (el viernes) con el presidente de la Corte Suprema, Manuel Martínez, y me dijo que la propuesta (del PLC) me la iba a explicar el lunes (mañana).

La noche del jueves me comunicó el diputado Edwin Castro que ya el PLC había hecho oficial su propuesta y que le diera un tiempo para ver las consideraciones jurídicas de la propuesta y le dije que nos veríamos el fin de semana para analizarla, pero no conozco detalles; no hablé con el magistrado René Herrera ni con nadie más”.


¿Entonces, es factible que se suspendan las elecciones en toda la RAAN y no solo en los tres municipios que ordenó el Consejo Supremo Electoral?
Puede ser. Habrá que ver qué deciden el lunes en la reunión de Junta Directiva de la Asamblea Nacional, porque tengo entendido que la de hoy se suspendió. Además, no se trata de una suspensión, sino de una postergación por dos o tres meses.


¿En el tema de los Cenis, es necesaria también una negociación?
Se está llevando a cabo una negociación entre el gobierno y los banqueros; esperemos que rinda resultados en todo el mes de abril.

Si hay un arreglo, pues probablemente no emitamos ninguna sentencia, pero el proceso que llevamos aquí no se detiene. Si no hay arreglo, pues tomaríamos una decisión.

Quiero aclarar si, que un acuerdo entre el gobierno y los banqueros no detiene el proceso que llevamos en la Corte; simplemente si se llega a un acuerdo, se lleva a la Corte y aquí lo convertimos en sentencia o resolución. Si no se llega a ningún acuerdo, es obvio que la Corte tiene que fallar. El hecho que yo proponga una negociación, no anula la facultad de la Corte para decidir sobre el caso.


¿Qué particularmente están negociando?
Todo. Los plazos, los intereses, la auditoria para ver cuáles Cenis fueron emitidos correctamente y cuáles no fueron bien emitidos. Es una negociación muy amplia y el gobierno y los banqueros la han manejado bajo mucho sigilo y confidencialidad, lo cual tal vez sea bueno.