• |
  • |
  • Eduardo Marenco / emarenco@elnuevodiario.com.ni

Una circular presidencial del 20 de octubre de 2007, dirigida a Manuel Coronel Kautz, canciller por la ley para entonces, deja en claro que sólo el presidente Daniel Ortega puede tomar decisiones en su gobierno en materia de cooperación internacional y designación de misiones para viajes al exterior.

La circular es un verdadero jalón de chaqueta, según nuestras fuentes, debido a que el viceministro Coronel Kautz habría designado por su cuenta una misión de trabajo al exterior, debido a la prontitud del viaje, despertando molestias en el círculo más cercano al presidente Ortega.

La circular es suscrita por Salvador Vanegas, Ministro Secretario de la Presidencia, con copia a Rosario Murillo, Consejera de Comunicación Social; Rodolfo Delgado, Secretario Técnico de la Presidencia; Valdrack Jaentschke, Viceministro de Relaciones Exteriores, y demás miembros del gabinete.

Orientaciones claras

“En cumplimiento de orientaciones del Compañero Presidente Daniel Ortega, le transmito, para estricto cumplimiento, la reiteración de la orientación Presidencial, de que toda comunicación a Ministros y Directores del Gabinete de Gobierno, para fines de designación de viajes y actividades de relación con Gobiernos, Organismos e Instituciones de Cooperación Internacional, debe subordinarse a decisiones del Presidente”, dice la circular.

Lo anterior significa, agrega la misiva, “que únicamente el Compañero Presidente Daniel puede comunicar orientaciones a los Ministros, Directores, y demás Miembros del Gabinete de Gobierno, en relación a designaciones para misiones internacionales y/o su relación de trabajo y de negociación de convenios, acuerdos y acciones relacionadas con Gobiernos y Organismos de Cooperación”.

También “les recuerda que él ha formado una Comisión, que bajo su dirección, conoce, discute y renegocia todos los términos de la Cooperación, de acuerdo a los objetivos y fines del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, que establecen priorizar el financiamiento directo a Programas y Proyectos que beneficien, también directamente, a nuestro pueblo”.

“Cumplo, entonces, con reiterarle que toda comunicación a Ministros y Directores de nuestro Gobierno en relación a viajes y temas de Cooperación sólo puede realizarla el Presidente. Ninguna dirección, o dependencia de la Cancillería o de otros Organismos del Gobierno, puede orientar estas áreas de trabajo que son atendidas, en todas sus expresiones, directamente por el Comandante Daniel”.

Igualmente, “sólo el Presidente Daniel puede autorizar la representación de Nicaragua ante Conferencias, Encuentros y Eventos Internacionales en general. Y toda representación debe recaer en los Ministros o Directores que atienden los temas o especialidades para las cuales, los eventos son convocados. No permitirá el Presidente, que funcionarios del Gobierno se auto-atribuyan esa representación especializada”.

Por otro lado, dice la carta, “la citada Comisión, creada por el Comandante Daniel para los temas de Cooperación, y coordinada por los Compañeros Rodolfo Delgado y Valdrack Jaentschke, es la única autorizada para renegociar, con instrucciones directas del Comandante Daniel, los Convenios y Acuerdos con Gobiernos y Organismos de Cooperación, a fin de transformar la visión y la práctica de los gobiernos nicaragüenses de los últimos 16 años, y así lograr que todo financiamiento y programa que llegue al país, beneficie directamente, y sin intermediación alguna, al pueblo nicaragüense”.

Por si no quedó claro: “Al saludarle, reitero de parte del Comandante Daniel, el obligatorio cumplimiento de todas estas instrucciones, a fin de que Usted instruya a todas las dependencias de Cancillería, a dirigir toda comunicación sobre organismos, cooperación, y viajes, a las Oficinas del Presidente, para su análisis y decisiones”.