•  |
  •  |
  • END

El presidente de la Asamblea Nacional, René Núñez, aseguró ayer que la Junta Directiva analizará el caso del diputado y ex presidente Enrique Bolaños, quien podría perder su condición de legislador debido a que abandonó sus funciones parlamentarias desde hace más de un año.

Bolaños fue apermisado por la Junta Directiva del Parlamento desde que asumió su cargo en enero de 2007 para ausentarse durante tres semanas, sin embargo, según constancia de la Primera Secretaría, tiene casi 14 meses de no asistir al Parlamento, sin haber solicitado un nuevo permiso.

El primer secretario de la Asamblea Nacional, Wilfredo Navarro, emitió ayer la constancia en la que sugiere que a Bolaños se le quite su diputación, a pesar de que Bolaños nunca ha asistido a este poder del Estado y que las tres semanas de permiso se vencieron el año pasado.


Le vale o no
“Es que él antes no estaba diciendo lo que dice ahora, que la Asamblea le vale, que somos unos no sé cuántos, y que él no usa los beneficios de la Asamblea. Y sí los usa. ¡Qué más beneficio que la impunidad que le da acogerse en la inmunidad! Una vez que deje la inmunidad tendrá 15 juicios penales en los juzgados”, justificó Navarro.

Navarro hizo la sugerencia basado en el artículo 24 de la Ley Orgánica de la Asamblea Nacional que establece que “es causa de falta definitiva y en consecuencia acarrea la pérdida de la condición de diputado el abandono de sus funciones parlamentarias durante 60 días continuos dentro de la misma legislatura, sin causa justificada ante la Junta Directiva de la Asamblea Nacional”.


¿Presión?
“Nosotros no habíamos querido hacer uso de las leyes y no se trata de si tiene que ayudarnos o no, él tiene que asumir (su condición de diputado)”, expresó Navarro, quien negó que éste sea un método de presión para que Bolaños se incorpore a las sesiones parlamentarias y sea un voto más de la oposición.

En días pasados, Bolaños no quiso declarar a los medios de comunicación si existía alguna posibilidad de que se incorporara al Parlamento. “No oigo. Estoy sordo”, expresó el ex presidente ante la insistencia de los periodistas.