•  |
  •  |
  • END

Costa Rica

El gobierno de Costa Rica aceptó la renuncia de su Cónsul General en Nicaragua, Víctor Láscarez, luego de que el propio presidente Oscar Arias “se lo sugiriera” este martes.

Lo anterior porque la Comisión de Ética y Honor del gobierno concluyó en un informe que el funcionario tico pudo haber “puesto en riesgo la seguridad nacional”, al transportar a dos extranjeros sin poseer mucha información de los sujetos.

El caso por el que fue investigado Láscarez se remonta al pasado 13 de septiembre en el puesto fronterizo de Peñas Blancas, cuando el Cónsul introdujo a Costa Rica a un libanés y a un jordano.


Las razones
El funcionario había sido suspendido temporalmente del cargo (15 de marzo), para que respondiera a la denuncia de haber ayudado (por separado el mismo día), de manera expedita y extraña a un libanés de apellido Ziad y a un jordano de apellido Owadel.

Además de transportarlos, uno a Liberia y otro a San José, el propio Cónsul realizó los trámites para que la Dirección de Migración le cediera visas.

El Ministro de la presidencia, Rodrigo Arias, al término del Consejo de Gobierno, dijo que “se había aceptado la renuncia” porque la Comisión de Honor estimó que el comportamiento de Láscarez no correspondía con el cargo que desempeñaba.

Agregó que no podía revelar más detalles del informe porque este tipo de documentos se le da al presidente y no se hace público por ser de “conciencia y no jurídico”.


Cómo perdió la confianza
Sin embargo, Arias expuso que la Comisión consideró que la actuación del entonces Cónsul, fuera de sus funciones consulares, al transportar en su vehículo propio pero con placas diplomáticas, no era la apropiada y que implicaba que el funcionario perdió la confianza depositada al ser nombrado en ese cargo.

Asimismo “pudo haber afectado la seguridad nacional” al dar un servicio a personas de las que en esos momentos no se tenía toda la información y que “el proceder a transportarlos en su vehículo, es un procedimiento indebido”.

El Ministro, explicó el presidente Arias, y su persona, al conocer la recomendación del informe, se sumaron porque “lo mejor era que renunciara”.