•  |
  •  |
  • END

Cientos de médicos y periodistas marcharon ayer en el contexto del Día Internacional de los Trabajadores, en demanda del cumplimiento de la Ley de Equiparación Salarial, los primeros, y en defensa de la libertad de expresión, los segundos.

El doctor Elio Artola, secretario general del gremio médico pro salarios, dijo que continuarán demandando el cumplimiento de los acuerdos adquiridos con el gobierno, tras seis meses de huelga durante el año 2006.

La marcha, que fue acompañada por periodistas de la Asociación de Periodistas de Nicaragua, se inició a eso de las 10 de la mañana, desde la entrada del hospital de la mujer, Bertha Calderón, hacia la rotonda del Periodista.

La actividad forma parte de un conjunto de protestas que el gremio médico viene realizando en demanda de mejores condiciones laborales y hospitalarias.

En el recorrido, los médicos expresaron consignas como “¡No nos van a hacer desaparecer!” “¡Cumplimiento a la ley de Equiparación Salarial!”, al tiempo que levantaban pancartas para que el Gobierno responda a sus reclamos.

Los periodistas exigieron el respeto a la libertad de expresión, misma que ha sido amenazada por la actitud que denominaron “intolerante”, por parte de varios funcionarios del gobierno del FSLN.

Gobierno ha despedido a 30 médicos

El doctor Elio Artola denunció que el gobierno ha despedido a más de 30 médicos de este sindicato, sin embargo, continúan unidos.

“Se dice que el próximo a despedir soy yo, pero hacemos un llamado a la reflexión al señor ministro de Salud, Guillermo González, y al diputado Gustavo Porras, su jefe inmediato, para que nos sentemos a dialogar, que es la única vía de solución a los problemas”, dijo Artola.

Los médicos reivindicaron que su lucha es apolítica, gremial, “pedimos que se cumplan los acuerdos de 2006, sólo pedimos que se cumplan nuestras demandas”, dijo el doctor Léster Espinoza, miembro de la junta directiva nacional del movimiento médico.

Denunció que el gobierno se ha negado a dialogar con ellos durante los últimos 15 meses y por el contrario, han sido victimas de represión y despidos de parte del Minsa.