• |
  • |

Desde las diez de la mañana, el presidente Daniel Ortega está en la Asamblea Nacional explicando a los diputados las razones para aprobar una reforma el Presupuesto General de la República del 2007, de modo que se pueda destinar más fondo para paliar los daños ocasionados por las últimas lluvias.

Luego de un sinnúmero de intervenciones de los diputados opositores, el mandatario analizó las consecuencias que el invierno dejó en el país y pidió los votos de los legisladores para reformar el presupuesto.

En el segundo proyecto de reforma al presupuesto de este año que Ortega presentó la semana pasada a la Junta Directiva de la Asamblea Nacional, se incluye el congelamiento del pago de más de 900 millones de córdobas en intereses y capital a los bancos tenedores de los bonos bancarios.

En esta maratónica sesión los diputados de la oposición han recriminado a Ortega desde la bulla en el hemiciclo por los miembros del Consejos del Poder Ciudadano (CPC) que llegaron al Parlamento, hasta las contradicciones entre su discurso y sus acciones. Hasta las tres de la tarde el mandatario seguía discurriendo sobre temas diversos.