Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Mujeres del Distrito V de la capital, miembros de los llamados Consejos del Poder Ciudadano, fueron acalladas por la primera dama Rosario Murillo, luego de cuestionar las gestiones de la Empresa Nicaragüense de Alimentos Básicos (Enabás) y pedirle ayuda para mitigar el alza en el precio de los alimentos.

Al parecer, Murillo reaccionó molesta y les dijo que sólo hablarían de temas electorales porque para eso es que habían sido convocadas. Pero de acuerdo con Ninoska Pérez, miembro de la Comisión de la Niñez y la Adolescencia de los CPC, a ellas no se les había dicho el tema que sería abordado.

“Hay que hablar de política, pero no con el estómago vacío, y eso es lo que pasó en la asamblea de mujeres sandinistas, donde no sólo quisieron hablar de política, sino de los problemas económicos y de los altos precios de los alimentos”, aseguró Ninoska Pérez Marcenaro, militante del FSLN del Barrio Enrique Gutiérrez.

Pérez asegura que pese a las palabras de Murillo, las mujeres continuaron preguntando sobre el tema, entonces ella dijo: “Cállense, dejen que las mujeres de otros distritos hablen”, cuando según Pérez, en la fila para tomar la palabra estaban únicamente mujeres del distrito V.

Ante la actitud de Murillo, las mujeres se levantaron y obligaron a que la actividad se suspendiera. Según Pérez, “Murillo tiene vocación imperialista y por eso es que están obligadas a protestar”.

“La compa Chayo no es reina”

“La compa Chayo no es reina, ni el pueblo de Nicaragua y mucho menos la militancia sandinista son sus súbditos; ahora a la compañera Chayo no le queda nada más que levantar la gorra y ponérsela porque tiene que respetar la libertad de expresión”, afirma Pérez.

De acuerdo con Pérez, esa forma de hacer política es parte del pasado. “Ya no somos, ‘Sí señor’, no vamos a agachar la cabeza, desde el inicio el Distrito V les ha dado problemas, porque somos seres pensantes, porque ellos se sienten cómodos con los que no piensan, con los borregos”, aseguró Pérez.

Este miembro de los CPC asegura que muchas mujeres de su barrio y su distrito en esta ocasión no votarán por el FSLN, como medida de presión para que resuelvan los problemas de la gente.

“Nosotros le prometimos a la gente que habría bienestar, pero miren cómo está la cosa, los jóvenes en las calles, necesitamos presionar, no es que vamos a votar por otro partido, porque no nos estamos yendo, pero no votaremos por el FSLN”, aseguró Pérez.

END buscó la reacción de Murillo, pero fue imposible una vez más.