•  |
  •  |
  • END

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, expresó ayer que en la frontera norte de Ecuador con Colombia, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, tienen apoyo “por simpatía o por coacción”, y responsabilizó al Estado colombiano por no ejercer sus funciones jurisdiccionales, del otro lado de la frontera.

Correa denunció que su país fue víctima de la primera agresión con bombas inteligentes en el continente americano por parte del Ejército colombiano, a cuyo presidente, Álvaro Uribe, acusó de organizar una campaña de desprestigio “infame y desleal”.

El mandatario dijo en conferencia de prensa en Managua, antes de concluir la Cumbre Alimentaria, que están dispuestos a contribuir a la liberación de rehenes, entre ellos a la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, por lo que en la gira que iniciará en Europa, se entrevistarán con el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy.

Sin rabo de paja
Correa rechazó que le haya brindado respaldo a las FARC, y dijo que Uribe da credibilidad a unos correos apócrifos entre guerrilleros, para denunciar a Ecuador, pero cuando se le señala de narcotráfico y paramilitarismo, en los mismos correos, se hace el desentendido.

“Nosotros no tenemos rabo de paja en otros lugares”, dijo Correa, quien puntualizó que Estados Unidos desestabiliza a Bolivia y Ecuador por medio de movimientos separatistas.

El mandatario ecuatoriano aseveró que su país no se ha integrado a la iniciativa Alba de los Pueblos, porque no han terminado de estudiarla.