•  |
  •  |
  • END

Mientras el calor del sol hacía ver ondas en el horizonte, los motores de los aviones en el aeropuerto internacional se apagaban luego de haber llevado a puerto seguro a varios presidentes latinoamericanos que arribaban a la cumbre de seguridad y soberanía alimentaria.

El primero en llegar fue el presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien consideró acertado dar prioridad a la alimentación de la gente frente a otros temas políticos. Correa agregó que el problema alimentario no era un problema técnico, sino cuestión de distribución de recursos, por lo que no era un asunto para dejárselo al mercado, más bien se trataba de acciones efectivas de parte de los Estados.

“Tenemos que recurrir a esa acción colectiva y a acciones en común a nivel regional y al interior de nuestros países, para lograr la verdadera soberanía alimentaria sin la cual tampoco habrá verdadera soberanía”, dijo Correa.

A las 9:57 minutos de la mañana llegó el presidente costarricense, Oscar Arias; una hora después su homólogo hondureño, Manuel Zelaya. Ambos dijeron estar a favor de la creación del fondo para paliar la crisis alimentaria, pero Arias se mostró con reservas y dijo que debía verificar bien los mecanismos del funcionamiento del proyecto.

También vino el vicepresidente de Cuba, Esteban Lazo, y delegaciones de Haití, San Vicente y Dominica.

La cumbre alimentaria fue propuesta por el presidente Daniel Ortega y pretende crear un fondo para promover la producción agrícola y enfrentar el alza en el precio de los alimentos a nivel mundial, que afecta la seguridad alimentaria de países de la región latinoamericana.