Ary Pantoja
  •  |
  •  |
  • END

El presidente de la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, Francisco Aguirre Sacasa, advirtió ayer que el Presupuesto General de la República cerrará con un déficit de 440 millones de dólares producto de la crisis económica causada por los altos precios internacionales del petróleo.

Las proyecciones de Aguirre no son nada alentadoras, y dijo que el último precio del barril de petróleo (cotizado hasta las 5:00 de la tarde de ayer en US$ 124.17) “pulverizó la economía nicaragüense”.

Según Aguirre, los 440 millones de dólares que Nicaragua dejará de percibir vía presupuesto, equivalen a casi el total de la ayuda internacional del denominado Grupo de Apoyo Presupuestario; además, advirtió que si el barril de crudo sobrepasa los 150 dólares, conforme con las proyecciones internacionales, la economía nicaragüense definitivamente se iría a pique, pues el déficit presupuestario aumentaría inevitablemente.

Gobierno frío
Lo preocupante para Aguirre es que no ve al gobierno del presidente Daniel Ortega tomando las
medidas de contingencia necesarias.

Aguirre recordó su advertencia del año pasado, cuando presentó el proyecto de presupuesto para el año 2008, señalando que el “talón de Aquiles”, es decir, la mayor debilidad de esta presupuesta, es que estaba basado en un precio promedio de 76 dólares por barril de petróleo.

“Supongamos que el promedio del precio del barril de petróleo en 2008 sea de 120 dólares, eso sería como quitarle a la economía nicaragüense 440 millones de dólares que no estaban previstos en las proyecciones macroeconómicas del Fondo Monetario Internacional y del gobierno de Nicaragua”, reiteró.

Sincerar ayuda petrolera
Como una medida para paliar la crisis, Aguirre sugirió al presidente de la República, Daniel Ortega, “sincerar” la ayuda petrolera venezolana, de manera que se destine parte de esos recursos a subsidiar el transporte en general, es decir, urbano e interurbano, así como el de carga.

Aguirre se vio imposibilitado de sugerir una cifra para subvencionar el precio de los combustibles para el sector transporte, considerando el alto nivel de discre-
cionalidad con que el gobierno ha manejado las
cifras obtenidas de la supuesta ayuda petrolera venezolana.

Aguirre puso en duda que esa ayuda esté llegando al país, y consideró que podría tratarse de “un blof” del gobierno; o en todo caso, considera que la factura petrolera se está pagando en su totalidad a Venezuela.