•  |
  •  |
  • END

El candidato a alcalde de Managua por los liberales, Eduardo Montealegre, propuso la realización de un referéndum para evaluar la administración del presidente Daniel Ortega, pues según él, “los nicaragüenses nos encontramos en la crisis de gobernabilidad más profunda de los últimos años”. Sin embargo, el referendo contemplado en la legislación nicaragüense sólo es para consultar sobre la aprobación de leyes.

Los referendos, conforme la Constitución Política, tienen que ser organizados, dirigidos y vigilados por el Consejo Supremo Electoral, CSE. La propuesta de Montealegre se dio luego de que instara al mandatario a renunciar de su cargo “porque ha quedado demostrada la incapacidad del señor Ortega para gobernar”.

Plebiscito es lo que cabe
La Ley Electoral, en su artículo 136, establece que la iniciativa del decreto legislativo para un referendo corresponde a un tercio de los diputados, o a 50 mil pobladores que tengan cédula. Lo que cabría es el plebiscito, “que es la consulta directa que hace el pueblo sobre las decisiones que dentro de sus facultades dicte el Poder Ejecutivo, y cuya trascendencia incide en los intereses fundamentales de la nación”, conforme al artículo 133.

El plebiscito puede ser promovido por el Poder Ejecutivo o el “pueblo cuando así lo solicite con un número no menor de 50 mil firmas”. El referéndum que propone Montealegre sería realizado en las elecciones municipales de noviembre próximo.

Malos presagios
Montealegre, también diputado ante la Asamblea Nacional, considera que “este gobierno sólo se dedica a acumular poder y dinero para sus cortesanos” y por ello actualmente parte del transporte interurbano está paralizado.

“(Han pasado) casi 16 meses en que se ha acumulado más de un 22 por ciento de inflación, llevándonos a que hoy compremos menos con más dinero”, insistió Montealegre, ex funcionario del gobierno de Enrique Bolaños y de Arnoldo Alemán, durante la conferencia de prensa que dio ayer en la penumbra porque en la zona donde está localizado el Movimiento Vamos con Eduardo ya están racionando la luz.