•  |
  •  |
  • END

Representantes de la Coordinadora Civil emprenderán una gira de trabajo por Europa que iniciará el 18 de mayo y culminará el cuatro de junio, para dar a conocer a los gobiernos y organizaciones de la sociedad civil de ese continente las constantes amenazas, persecución política, exclusión y criminalización de la protesta social de parte del actual gobierno.

Dirigentes de este organismo civil afirman que estas acciones impiden que Nicaragua cumpla con el compromiso de fomentar enfoques participativos involucrando sistemáticamente a un amplio abanico de actores del desarrollo en el momento de formular y evaluar el progreso en la implementación de las estrategias de desarrollo nacional, firmado en la Cumbre de París.

Esperan en esta gira lograr la sensibilización y respaldo de gobiernos europeos, para que continúen dirigiendo fondos públicos a las organizaciones agrupadas en la Coordinadora Civil u otras organizaciones autónomas, a fin de posibilitar acciones concretas de exigencia y control social en la redistribución equitativa del presupuesto, transparencia en el ingreso y gasto presupuestario, así como ejercer vigilancia en las acciones gubernamentales sobre sus intenciones de cumplir con las Metas del Milenio.


Contactos con redes de ONG
Asimismo, darán cuenta de los logros de las alianzas y apoyos de ONG europeas en programas-agendas de incidencia conjuntos. Además, su misión buscará cómo establecer coaliciones y agendas con ONG y redes de la sociedad civil europeas para realizar en conjunto incidencia política sobre la desvinculación de condicionalidades del FMI de otros financiamientos y donaciones.

La Coordinadora Civil espera fortalecer las relaciones con ONG europeas y de otros continentes para el seguimiento a los compromisos de la Declaración de París.

Las acciones de incidencia tienen como punto de partida la reunión con representantes de gobiernos que definen y administran la cooperación a Nicaragua, por eso organizaciones internacionales de sociedad civil europeas trabajan y apoyan la institucionalidad democrática, la redistribución equitativa de fondos públicos, la lucha anticorrupción en Centroamérica y que sus afiliados puedan hacer incidencia en los países del sur, sus gobiernos y respectivos tomadores de decisiones.