Silvia González
  •  |
  •  |

Las acusaciones contra el diputado suplente por este departamento, Leonidas Centeno continuaron ayer cuando el diputado José Ramón Villagra retó a Centeno a que rinda cuentas y diga por qué no declaró a la Contraloría la casa de dos pisos que tiene a la orilla de su finca, así también lo acusó de haber autorizado la venta de una motocicleta que le fue asignada al secretario político del FSLN del municipio de Wiwilí para que la utilizase en la campaña recién pasada.

Según Villagra, la motocicleta fue vendida con autorización de Centeno, en mil setecientos dólares a un pastor evangélico, quien ahora está reclamando le devuelvan el dinero porque no le han entregado los documentos del vehículo.

“Él me acusa de borracho, pero la goma se me pasa al día siguiente, mientras que lo de ladrón o actos de corrupción que ha venido cometiendo son delitos graves que van en contra de la ley y de los principios de un militante” argumentó.

Villagra dijo que a raíz de las denuncias publicadas en END, ha seguido recibiendo más documentos que implican a Centeno en más anomalías y abusos de poder.

¿Fundación fantasma?
Villagra también cuestionó a su suplente de haber organizado una fundación denominada “Asociación Las Brumas”, cuya constitución se publicó en la Gaceta, Diario Oficial No. 113, donde aparece conformada por toda su familia, encabezada por su esposa Aura María Zeledón, quien figura como presidenta.

“La asociación aparece con once objetivos, entre éstos, dirigir programas de desarrollo comunitario, reparación de caminos, pero todos estos actos los está haciendo con miras a lavar dinero a través de esta fundación familiar”, dijo.

Villagra preguntó por qué Centeno, al hacer su declaración de probidad, como consta en un documento en manos del END, hizo pasar como trabajadora de la Asamblea Nacional a su esposa, Aura María Centeno, a quien supuestamente favoreció con más de un millón de córdobas provenientes del fondo social asignado anualmente a los diputados, durante ocupó dicha posición.

En la recién asamblea organizada por Centeno, los asistentes levantaron firmas para solicitar al alcalde sandinista de Jinotega, Eugenio López, la destitución de tres militantes del FSLN, entre los que figura Alejandro Espinal, Iván González y Uriel Ríos, que laboran en la alcaldía, por ser los protagonistas de la supuesta campaña de difamación en contra de Leonidas Centeno.

En este sentido, el alcalde López dijo que esto no era causal para despedir a un empleado, por lo que prefirió mantenerse al margen de este conflicto.