•  |
  •  |

El presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, Antenor Rosales, reiteró la decisión del gobierno de renegociar solamente la deuda que el Estado contrajo con los bancos y que originó la emisión de los Certificados Negociables de Inversión (Cenis), hoy bonos bancarios.

Así, el titular del BCN se pliega a la decisión del presidente Daniel Ortega, quien considera que no se debe renegociar el pago de los Bonos de Pago por Indemnización, BPI, títulos dados a las personas cuyos bienes fueron confiscados en la década de los ochenta.

“En este momento estamos enfrascados en lograr renegociar la deuda derivada de los llamados Cenis”, dijo Rosales, luego de una ponencia en la Universidad Politécnica de Nicaragua, Upoli.

“Los BPI fueron utilizados por el Estado para satisfacer unas obligaciones, por lo tanto se tiene que encontrar las formas financieras que garanticen el cumplimiento de esas obligaciones sin que represente una carga en la lucha contra la pobreza”, dijo Rosales, quien no quiso decir si existe la posibilidad de que a largo plazo se renegocie la deuda con los tenedores de BPI y tampoco especificó cómo este pago no representará una carga en la lucha contra la pobreza.

Este año el Estado pagará C$2,556 millones de córdobas por los BPI, que representan el 58 por ciento de la deuda interna.

Según Rosales, es necesario “tener un enfoque que permita el desarrollo del mercado de capitales que posibilite colocar títulos. Pero debemos pagar todas las obligaciones que tenemos, eso hace toda nación responsable”.

Se debe renegociar
El martes pasado, cuando el presidente Ortega acudió a la Asamblea Nacional para solicitar que los legisladores destinen los C$936 millones de córdobas programados en el Presupuesto General de la República de 2008 para pagos por los Cenis a los trabajos de reconstrucción, varios diputados se sumaron a la recomendación de economistas independientes, quienes consideran que es necesario que se renegocie el pago de los BPI.

Uno de los argumentos para renegociar la deuda, según el diputado Eliseo Núñez Hernández, es que un total de US$ 200 millones en bonos fueron adquiridos por los actuales tenedores a un valor facial de US$ 40 millones, es decir, a un veinte por ciento de su valor, y el Estado ha pagado hasta US$ 16 millones anuales sólo en intereses a los tenedores de los BPI, por lo que ellos ya han recuperado su inversión.

Rosales insistió en que “uno de los objetivos de esta renegociación es que se puedan emitir más títulos y que los inversionistas puedan adquirirlos”.