•  |
  •  |
  • END

El presidente del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, Enrique Sáenz, afirmó que ese partido político ha presentado en tiempo y forma toda la documentación requerida por el Consejo Supremo Electoral, CSE, por lo que calificó la amenaza de cancelarle su personería como una maniobra artera proveniente de la voluntad tiránica de Daniel Ortega, así como de su cómplice y socio Arnoldo Alemán.

De igual forma sostuvo que estos dos caudillos quieren propinar otra “puñalada trapera” a la frágil democracia que aún se está construyendo, añadiendo que se trata de un paso más, sumado a los ataques a los medios de comunicación, a la campaña de desprestigio en contra de las organizaciones de la sociedad civil y a la pretensión de confiscar la facultad legislativa de la Asamblea Nacional.

“El CSE tiene historia en ese intento de los caudillos, al despojar de su escaño al diputado Alejandro Bolaños, al imponer un calendario electoral mañoso, recientemente con el ridículo que hicieron al suspender o querer suspender elecciones en municipios de la Costa Caribe, arrogándose el derecho de suplantar la voluntad popular”, indicó Sáenz.

Papeles en mano
Con documentación en mano, Sáenz mostró el listado que entregaron al CSE el 28 de mayo de 2007, con el recibido de esa autoridad electoral, la integración de la Junta Directiva Nacional, del Tribunal Estatutario y de las Juntas Directivas Departamentales, Regionales y Municipales. Igualmente, el Presidente del MRS presentó el acta de la Convención Nacional realizada en febrero de 2007, también con el acuse de recibo por parte del Poder Electoral.

“Asimismo, remitimos a las autoridades electorales la versión de nuestros estatutos, ahora les vamos a mandar una caja llena de estatutos al CSE, por si acaso perdieron los ejemplares que enviamos. Posteriormente en agosto de 2007 les presentamos, tal como lo solicitaron, el listado de las personas que habían asistido a la convención de febrero, y aquí aparece nuevamente el acuse de recibo por parte de esa institución”, indicó.

CSE se hace el ciego
Acto seguido Sáenz mostró los estados financieros que el Tribunal Electoral les había pedido, y además del recibido de esa entidad, presentó el diario oficial La Gaceta, donde se publicó esa información, y por último enseñó el listado de las juntas directivas del país, con el acuse de recibo fechado el 15 de diciembre de 2007.

Luego de haber enviado toda esa información –-agregó-- el MRS mandó una carta a las autoridades del CSE en donde su último párrafo dice textualmente: “Por la documentación acompañada y todas las aclaraciones anteriores, entendemos que estamos dando pleno cumplimiento a sus amables solicitudes y a nuestros entendimientos”. Como resultado, dicho partido político recibió una certificación del Tribunal Electoral emitida el 25 de febrero de 2008, que establece: “El Movimiento Renovador Sandinista es un partido legalmente constituido, está debidamente registrado y goza de personería jurídica”.

Tras mostrar toda esta documentación, el presidente del MRS, Enrique Sáenz, manifestó que si las autoridades del CSE ahora no las tienen, se las van a volver a enviar, pero que en las filas de ese partido político existe la total claridad de que se trata de una maniobra artera y una “puñalada trapera” a la democracia, que tiene una sola explicación: el miedo a la voluntad popular.

Hizo un llamado a los miembros y afiliados de esa agrupación a redoblar la campaña electoral e intensificar el trabajo casa a casa, persona a persona, y a no doblegarse ante esta voluntad tiránica, por el contrario, demostrar que no se amedrentarán y que van a participar en las elecciones.

El director ejecutivo del grupo cívico Ética y Transparencia, Roberto Courtney, quien fue invitado por el MRS para mostrar toda esta documentación, manifestó que después de darle una revisión a estos casos, llegó a la conclusión de que no sólo este partido, sino que todos los que aparecen involucrados en la resolución cumplen plenamente los requisitos de la Ley Electoral para seguir existiendo como partido, así como para competir en las próximas elecciones municipales.

En consecuencia, prosiguió, la solicitud del CSE no tiene ningún mérito.