•  |
  •  |
  • END

AFP / Washington
El candidato republicano John McCain prometió una campaña “respetuosa”, y el favorito a la investidura demócrata, Barack Obama, centra el debate en los temas “verdaderos”, pero pequeñas frases y campañas insidiosas ya contaminan la campaña presidencial en Estados Unidos.

“Voy a elevar el nivel del diálogo político en Estados Unidos. Voy a tratar a mis adversarios con respeto y les pido que me traten con respeto”, dijo McCain en una reunión electoral en enero.

Sin embargo, el mes pasado el senador por Arizona acusó a su adversario demócrata de ser “el candidato favorito de (el movimiento islámico palestino) Hamas”.

“Creo que es muy claro a quién quiere Hamas como próximo presidente de Estados Unidos. Así como Danny (sic) Ortega (Presidente de Nicaragua) y algunos otros. Creo que la gente debe entender que yo seré la peor pesadilla de Hamas. Si el senador Obama es el favorito de Hamas, de acuerdo a eso creo que la gente puede hacerse una opinión”, dijo McCain.

El senador de Arizona “está perdiendo las referencias”, retrucó Obama. En el sector de McCain este comentario fue interpretado como un ataque directo a la edad de McCain. El senador de Arizona celebrará sus 72 años en agosto. Si es elegido presidente en noviembre, se convertiría en el presidente con más edad en asumir un primer mandato.

Por ahora, la edad de McCain no ha sido explotada por sus adversarios. Pero en el sitio de internet de intercambio de videos Youtube, circulan clips que ponen en duda la dureza de las condiciones de cautiverio de McCain cuando fue prisionero de guerra en Vietnam, y afirman que habría “traicionado” a algunos de sus camaradas.

Este tipo de acusaciones ya habían circulado en el año 2000 durante las primarias republicanas y provenían de los rivales republicanos de McCain.

Una campaña especialmente insidiosa lo acusaba en la misma época de tener un hijo ilegítimo negro. Se trataba de hecho de un niño oriundo de Bangladesh adoptado por la pareja McCain.

Pero es sobre todo Obama quien es objeto de ataques personales. Regularmente, sitios de internet y correos enviados en forma masiva afirman que el senador por Illinois es musulmán, e incluso antisemita. Un reciente correo recibido por periodistas acusa a Obama de tener conexiones con el movimiento comunista y de ser personalmente un agente comunista.

Los autores de estas acusaciones no se identifican y no están directamente vinculados al partido o la campaña del candidato republicano.

Pero a veces el autor se identifica claramente. Es el caso del Partido Republicano de Tennessee, que lanzó varias campañas contra Obama y su familia. En febrero, este partido publicó un comunicado insistiendo en el segundo nombre de Obama, Hussein, e interrogándose sobre el riesgo que representaría Barack “Hussein” Obama para Israel. El comunicado era acompañado de una foto de Obama en una gira en Kenia, vestido con vestimenta tradicional de África del Este.

El presidente del Partido Republicano Mike, Duncan, denunció ese comunicado afirmando que su partido rechazaba “este tipo de táctica de campaña”.

Pero el Partido Republicano de Tennessee reincidió y lanzó la semana pasada una campaña contra Michelle Obama, la esposa del candidato, acusándola de no ser patriota.

“Si quieren convertir a Michelle en un tema de campaña les aconsejo que sean prudentes, porque encuentro inaceptable el hecho de atacar a mi esposa o mi familia”, dijo Obama. “Esta gente debe dejar en paz a mi esposa”, advirtió.