Sergio Aguirre
  •  |
  •  |
  • END

El especialista en hidrocarburos, Álvaro Murillo, advirtió que el efecto “tsunami” que trae consigo el alza en el precio de los combustibles, cuya tendencia es de 150 dólares el valor del barril de petróleo en el mes de octubre, y de 200 dólares para el próximo año, confirma las perspectivas oscuras de Nicaragua ante una grave crisis que se agudizará con el encarecimiento de productos vitales para la subsistencia del país.

Al respecto señaló que un producto cuyo precio se elevará es el fertilizante, también la carne y en general el valor de los principales alimentos; añadió que posteriormente puede venir un alza en el precio de todos los plásticos derivados del petróleo y de algunos medicamentos, por lo tanto, mientras la crisis continúe es muy difícil pensar en una forma de amortiguar estos efectos.


¿Encontrar petróleo? Ya es muy tarde
Sobre la posibilidad de que el país se vaya independizando del petróleo, apuntó que ya es demasiado tarde, puesto que sería paralizar el país, en vista de la matriz energética de Nicaragua, cuyo sustento en ese campo está basado en los derivados del petróleo, un ejemplo importante es el transporte y las consecuencias que conllevaba interrumpir un servicio de tanta importancia.

En cuanto al convenio que existe con Venezuela, manifestó que en ese sentido existe la garantía del suministro, que no va a faltar el producto, a precios internacionales, pero se espera que no falte, sin ese acuerdo ya Nicaragua tal vez estaría colapsada y difícilmente las trasnacionales podrían cubrir las facturas petroleras, si no es vía precios.