•  |
  •  |

Desde su creación, el Consejo nacional de planificación económica y social, Conpes, ha sido objeto más de críticas que de elogios, en su mayoría por la displicencia y hasta sumisión -–como han calificado algunos de sus detractores-- con la política de los diferentes gobiernos que han pasado.

Ahora, con la llegada del gobierno del FSLN, una nueva sombra aqueja el funcionamiento de este organismo de consulta, y es que de acuerdo a su reglamento, el Conpes debió haberse instalado en su primera sesión el 15 de enero de este año, pero ya casi al finalizar 2007 eso no ocurre, y al respecto se hacen muchos comentarios, desde desavenencias entre la nueva junta directiva y el gobierno, hasta una supuesta desestimación de parte del Ejecutivo hacia las organizaciones que la conforman. Sobre el tema, EL NUEVO DIARIO conversó con Mario Quintana, actual enlace nacional de la Coordinadora Civil.


¿Qué está pasando en el Conpes?, ¿por qué no se ha instalado?
Hasta la fecha hemos conocido de varias invitaciones a la inauguración de la primera sesión del Conpes, pero igualmente hemos conocido de la cancelación un día antes de dicha actividad. Es más, en la ultima invitación que fue cancelada, representantes de redes territoriales de la Costa Caribe le enviaron una carta al secretario ejecutivo del Conpes, Gustavo Porras, y al señor Enrique Beteta, donde le manifestaban su incomodidad por haberlos citado y hacerlos venir desde Las Minas hasta Managua por cuarta o quinta vez, y la sesión ya estaba suspendida.

¿Cómo impacta ese vacío?
Definitivamente que impacta; el Conpes no ha funcionado, su plenario no ha sido instalado de forma oficial este año, y por supuesto, no ha cumplido con el rol que le establece la Constitución de la República de ser un asesor del presidente y del Ejecutivo en los temas económicos y sociales.

¿Qué temas se están dejando de discutir?
Debió haber analizado y pronunciado cuando el gobierno estuvo en negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, con relación al programa de económico y financiero del país; ese organismo debió hacer sus recomendaciones al Presidente de la República. También está el tema del Presupuesto General de la República, en 2007 no se ha tenido ningún criterio de esa institución en tal sentido. Han existido diversas propuestas de organizaciones de la sociedad civil, pero el Conpes en cumplimiento de su rol no las ha hecho.

El tema de las condicionalidades de los organismos financieros internacionales que tienen que ver con los temas económicos sociales es algo que tampoco se ha abordado en ese plenario; el escabroso asunto de las quiebras de banco, el negocio de los Cenis.

El replanteamiento del pago de la deuda interna del país, de tal forma que ahorita ese ahorro pudiera estar resolviendo dos grandes demandas que son prioridades por la situación de la emergencia en la Costa Caribe y los problemas ocasionados por los aguaceros en Occidente y Norte del país.

Usted, ¿qué opinión tiene sobre este tema?
El resultado de estas negociaciones pudiera abonar a la deuda social acumulada en los últimos 50 años de historia del país; el tema de la reforma fiscal que pudiera contribuir a ampliar el pastel, pero no para que se lo reparta la elite política y económica de Nicaragua. Estos son temas que el Conpes debería estar discutiendo y pronunciándose al respecto.

¿Cómo valora la Coordinadora Civil la relación que la nueva directiva del Conpes transmite a las organizaciones miembros de esa institución?
No ha habido mayor relación con esa nueva junta directiva nombrada por el Presidente de la República con las distintas organizaciones, y es que esa relación se da precisamente en el plenario del Conpes, en el ejercicio de sus actividades, en los debates de sus comisiones. Quienes se han reunido son miembros de algunas organizaciones vinculadas principalmente al gobierno, pero en definitiva no existe ningún tipo de relación al menos con la Coordinadora Civil, con la Red por la Democracia y Desarrollo Local y con el Consejo de la Juventud, que son parte de nuestra organización.

La junta directiva nombrada por el Presidente de la República ni si quiera hizo recomendaciones para los temas que describí anteriormente, aunque esa no es su función, porque eso le corresponde al plenario, ni siquiera han podido hacer recomendaciones o darle algunos consejos al Presidente en su carácter de autoridades del Conpes.

¿Pero qué se pueda hacer para que el Conpes no siga en ese estado de ostracismo?
La Coordinadora Civil ha enviado una carta al presidente de la República, Daniel Ortega, y al secretario ejecutivo del Conpes, Gustavo Porras, en donde le señalamos que de acuerdo a lo establecido en la ley, y tomando en consideración lo que habían mencionado en el sentido de que todos los miembros del Conpes que tienen su representación como organismo civil, sean convocados para instalar de forma oficial el plenario de tan importante órgano asesor.