•  |
  •  |

Un careo entre Eduardo Montealegre, respaldado por sus correligionarios, y Jamileth Bonilla, la diputada rebelde de ALN, se produjo ayer en la reunión ejecutiva de esa organización, después de duras críticas de la legisladora contra del líder opositor.

Bonilla fue citada a responder por los cuestionamientos públicos a Montealegre, sobre todo después que se había acordado en dicho partido que sus diferencias se ventilarían a lo interno.

Montealegre reiteró ayer este planteamiento ante los medios informativos, y al ser consultado sobre la posibilidad de ser candidato a alcalde, afirmó: “No se puede decir que no”. Y agregó que se contempla esa posibilidad, siempre y cuando sea un candidato de consenso entre las fuerzas antisandinistas.

Bonilla habla de castigo

Después brindó declaraciones la diputada Bonilla, quien aunque dijo que sostenía todo lo expresado, aceptó que sus correligionarios coincidieron en que dichas críticas deben hacerse a nivel interno.

Bonilla aseveró que ella había dado una “tregua” para solucionar algunos problemas institucionales, que no se resolvieron, a pesar de que una de sus críticas, el alejamiento del diputado Ramiro Silva, se había arreglado, cuando éste incluso salió a criticarla por cuestionar a Montealegre.

“Aunque es probable que en la percepción de la población a mí me hayan castigado por unas declaraciones tan fuertes y haber tocado así a Eduardo Montealegre, lo que hago siempre lo hago por el bien de una institución y no de una persona”, dijo Bonilla.

Reiteró que está en ALN no para respaldar a Montealegre, sino a las fuerzas democráticas: “Bien valió tal vez el castigo, si es que hubo de alguna parte de la población, por haber brindado esas declaraciones”.